Sections

4 de diciembre de 1630

Oposición de los párrocos de París a la aprobación por el Rey de Francia de la Congregación de la Misión. Y si la Corte la aprueba, conviene que ponga estas tres condiciones: "que renuncien a todos los cargos en las parroquias e iglesias de todas las ciudades del reino; que trabajen, como prometen, en la instrucción espiritual del pueblo pobre del campo, sin poder entrar en ninguna iglesia más que por misión expresa del obispo de la diócesis, con permiso y autorización del párroco o prior de dicha iglesia; que no pretendan salario o retribución de ninguna clase sobre el beneficio o sobre los habitantes del sitio en que pudieran haber predicado, exhortado, confesado o catequizado, ya que estarán obligados a hacer todo esto gratuitamente, tanto en el presente como en el futuro. Pues aunque todas estas congregaciones, al principio y en la fuente de su primera institución, sean muy puras y estén basadas en la consideración de la piedad más eminente, con el correr de los años la ambición y la avaricia las cambia por completo".