Sections

3 de noviembre de 1932

En Honduras comienza una revolución. En San Pedro Sula, a las ocho de la tarde, la hermana sirviente distribuye la Santa Comunión a sus hermanas; mientras puede oírse el ruido de las metralletas. Les traen los heridos y las hermanas los instalan y curan en las zonas de la casa que parecen menos expuestas. Cinco Franciscanas alemanas les piden hospitalidad. El 8 de diciembre la ciudad continuaba sitiada.