Sections

3 de mayo de 1878

En París, a las diez y media de la noche, muere el decimoquinto superior general de la Congregación de la Misión, P. Eugenio Boré, con sesenta y nueve años. Cuando, cuatro años antes, fue elegido por la Asamblea para suceder al P. Juan Bautista Étienne, parecía que su buena salud lo conservaría mucho tiempo en el cargo e incluso dos días antes de su muerte había desarrollado su jornada de trabajo al ritmo habitual. Hijo de un abogado de Angers, donde nació el 15 de agosto de 1809, a los dieciocho años obtuvo el premio del concurso general de filosofía, al que también concurría Alfredo de Musset. Fue en esta época cuando se impuso la realización diaria de una meditación matinal a la vez que se lanzaba al estudio de las lenguas, especialmente, las orientales. Fue el discípulo predilecto de Lamennais y el último en abandonarle cuando se rebeló contra la Iglesia en 1834. Con veinticinco años, fue nombrado profesor suplente del curso de armenio en el Colegio de Francia. En 1835, se le encargó una misión literaria en Venecia y, en 1837, otra misión científica en Oriente Próximo. Escribió a su hermano León que el fin último de sus trabajos era la verdad o la causa de la religión católica. Inició el proceso que llevaría a la instalación de la Congregación de la Misión en Persia. Se sintió atraído por el sacerdocio, a la vez que recibía distinciones como la Legión de Honor y condecoraciones pontificias. Fue ordenado sacerdote en Constantinopla el 7 de abril de 1850 y entró, a continuación, en el seminario interno de París. Tras emitir sus votos, el superior general de la Congregación de la Misión, P. Étienne, lo nombró director del colegio Bébek y, el 6 de septiembre de 1851, visitador de Constantinopla. Quince años después dejó Oriente para ser, durante ocho años, el secretario general de la Congregación, hasta ser elegido superior general de la misma.