Sections

29 de abril de 1830

En París, a las cinco de la tarde, el rey Carlos X acude a la capilla donde se encuentran las reliquias de san Vicente. Le acompañan la Delfina y la duquesa de Berry. Es recibido por el Arzobispo de París, Mons. Jacinto Luis de Quélen, y los Sacerdotes de la Misión. Tras venerar las reliquias y recibir la bendición del Santísimo Sacramento, el rey le dice al superior general, P. Domingo Salhorgne, que "rezar por el bienestar de mi pueblo, es rezar por el mío".