Sections

26 de junio de 1794

En la plaza de armas de Cambrai, son guillotinadas las cuatro hijas de la Caridad de Arras: la superiora, Magdalena Fontaine, y sus compañeras, Juana Gérard, María Lanel y Teresa Magdalena Fantou. Desde su llegada a Arras, en 1793, el representante de la Convención, el siniestro José Lebon, la ha tomado con las hermanas deteniéndolas hacia el final del año. Trasladado a Cambrai, ha hecho que las encarcelaran en el seminario de dicha localidad. La superiora ha sido la principal acusada y la primera condenada por ser una "piadosa contrarrevolucionaria que conservaba preciosamente e incluso oculta bajo un montón de paja una multitud de folletos y periódicos" partidarios del anterior régimen y haberse negado a prestar el juramento exigido por la Constitución Civil del Clero. Las otras tres hermanas ha sido condenadas como cómplices de la primera. Las cuatro son llevadas a la guillotina con las manos atadas y un rosario entre las mismas. La superiora ve como, una tras otra, caen las cabezas de sus compañeras y antes de morir dice: "Somos las últimas víctimas. Mañana la persecución habrá cesado, la guillotina será destruida y los altares volverán a levantarse". La profecía se realizará en Cambrai un mes después, al tener que huir Lebon con la caída de Robespierre, el 27 de julio.