Sections

26 de febrero de 1655

Carta de Vicente de Paúl al sacerdote de la Misión Reinaldo Legengre, que está en Roma, en la que le dice, sobre las penitencias, que "hay que atenerse a las máximas del santo concilio de Trento, que quiere que sean proporcionadas a la gravedad de los pecados. Y no importa decir que algunos podrán abstenerse de acercarse a los sacramentos, porque, siguiendo otra conducta, no se trabaja eficazmente... La santa severidad, tan recomendada por los santos cánones de la Iglesia y renovada por san Carlos Borromeo, produce incomparablemente más frutos que la excesiva indulgencia, con cualquier pretexto que sea. Hay que tener por cierto que las resoluciones que el Espíritu Santo ha dado a la Iglesia en asamblea, operan el aumento de gracias a los confesores y misericordia para los penitentes que las cumplan con exactitud".