Sections

25 de noviembre de 1657

Vicente de Paúl tiene con los misioneros paúles una repetición de oración en la que cuenta la famosa escena de sus misiones: "Me acuerdo de que, cuando volvía de alguna misión, me parecía que, al acercarme a París, se iban a caer sobre mí las puertas de la ciudad para aplastarme. La razón de esto es que pensaba dentro de mí mismo: Tú vuelves a París, y hay otras muchas aldeas que están esperando de ti lo que acabas de hacer aquí y allá. Sí has visto eso, y en aquella parroquia se cometen tales y tales pecados. Si entretanto mueren, sin haberse arrepentido de sus pecados, tú serás en cierto modo el culpable de su pérdida y has de temer que Dios te pida cuenta de ello+".