Sections

25 de abril de 1945

En Hungría, la Visitadora de la Compañía de las Hijas de la Caridad es llamada al despacho del "inspector" que se ha instalado en la Casa Provincial, donde un delegado del consejo de los obreros le entrega una nueva declaración para que la firme, en la que se expresa el deseo de estar al servicio de la República Soviet y someterse a todas sus órdenes. Los ciudadanos húngaros que no firmen serán expatriados; las personas religiosas extranjeras que no quieran firmar deberán ir inmediatamente al convento de las Damas Reparadoras, donde deberán estar el 6 de abril para ser repatriadas. La visitadora pide consejo al sacerdote director y al Príncipe-Primado y ambos le aconsejan que firme, pero resista cualquier orden que viole los derechos de conciencia. El Príncipe-Primado le entrega incluso una nota en la que escribe: "Las hermanas pueden firmar tranquilamente la declaración y les ruego y aconsejo que la firmen para mantenerse al servicio de la humanidad sufriente".