Sections

25 de abril de 1656

Consejo de la Compañía de las Hijas de la Caridad en San Lázaro. Asisten Vicente de Paúl, el P. Antonio Portail, Luisa de Marillac, las tres oficialas y dos hermanas antiguas. Primero Vicente le pide a una hermana que relate lo sucedido en la muerte de un pequeño de los Niños Abandonados. Tras ello se acuerda demorar por un tiempo la respuesta a varias solicitudes de envío de Hijas de la Caridad por no disponer de hermanas para atenderlas por el momento. Vicente somete a la consideración del Consejo la conveniencia de establecer un seminario o una casa para satisfacer las peticiones de los Obispo de Cahors y Agde. Desde esa casa se podrían enviar y recibir hermanas a lugares alejados de París, pero cercanos a la misma. Como motivos a favor de dicho establecimiento, Vicente menciona que, al disminuir los costes de los viajes, se facilitarían los cambios de hermanas en los distintos destinos con una frecuencia más apropiada. Entre los motivos para oponerse Vicente muestra su preocupación de que la Compañía deje de ser humilde. Todos los presentes se manifiestan a favor con tal de que quede bajo la dependencia de la Casa Madre y Vicente concluye que hay que encomendar a Dios este asunto, por lo que le pide a Luisa de Marillac que le diga a las Hijas que recomienden un asunto importante a Nuestro Señor, pero, corrigiéndose, dice que pobres gentes como ellos no pueden tener asuntos importantes, por lo que les debe decir que recen a Dios por una necesidad de la Compañía y para pedirle que le plazca dar a conocer su voluntad sobre un asunto que le afecta. También le pide al P. Portail que diga la misa con esta intención y que el hará lo mismo. A continuación se trata el despido de una joven por considerar que no es apropiada para la Compañía y Vicente afirma que hay que hacerlo por mucho que se resista y, de ser necesario, se la debe llevar a la puerta y dejarla fuera de la casa. Finalmente varias jóvenes que querían ingresar en la Compañía son presentadas a Vicente de Paúl.