Sections

24 de noviembre de 1755

En París, sobre las seis menos cuarto de la tarde, llegan a la Casa Madre, situada por aquel entonces en el territorio de la parroquia de San Lorenzo, los restos de Luisa de Marillac, que se encontraban, desde el 17 de marzo de 1660, en la iglesia parroquial. Ha hecho falta que la Reina, a petición de la duquesa de Villars, intervenga ante el párroco de San Lorenzo, el abad Cotteret, que hubiera preferido que los restos permanecieran en su iglesia. Asisten al traslado el superior general, P. Luis de Bras, el director de las Hijas de la Caridad, P. Antonio Jacquier, y la superiora general de las Hijas, Madre Bonnejoie.