Sections

20 de septiembre de 1658

Conferencia de Vicente de Paúl a los misioneros paúles sobre el silencio, continuación de la del pasado 13 de septiembre sobre el mismo tema. Se tratan tres puntos: los motivos para guardarlo exactamente, los tiempos y lugares donde debe observarse más y las faltas en contra; los medios para ello. Vicente da como motivos para observar la virtud del silencio: que por él Dios es glorificado; los grandes bienes que revierten sobre la Compañía por guardarlo, pues se evitan las perdidas de tiempo que supone hablar en cosas inútiles o perjudiciales; según la máxima de los santos, todo va bien en la casa o comunidad donde se observa el silencio y, al contrario, todo va mal cuando no se guarda. Los lugares donde se debe guardar especialmente el silencio son: la iglesia, el refectorio, el dormitorio y el claustro. El tiempo es desde una recreación hasta el siguiente. Como medios para que cada uno guarde el silencio, Vicente propone adoptar una resolución firme de practicar esta virtud y ello a partir de mañana. Otro medio al que habrá que llegar es que, del mismo modo que una persona recorre las habitaciones para ver si todos están levantados y participan en la oración de las cuatro y media de la mañana, alguien de la Compañía deberá ir por toda la casa para contar al superior lo que ocurre.