Sections

20 de agosto de 1656

Conferencia de Vicente de Paúl a las Hijas de la Caridad sobre la pobreza, en la que trata del artículo séptimo de las Reglas, que comienza: "Honrarán la pobreza de Nuestro Señor, contentándose con tener sus pequeñas necesidades con la sencillez ordinaria...". Vicente exclama ¡quién querrá ser rico después de que el Hijo de Dios quiso ser pobre! y añade que, si se considera el peligro para su salvación en que están los ricos, nadie tendrá ganas de poseer en su vida bienes y comodidades. Vicente se refiere a Ananías y Safira, que entregaron solo la mitad de su dinero a los apóstoles y murieron. Dice que las Hijas no deben tener nada propio, ni en casa, ni fuera, y que la hermana que tenga algo propio es una Safira y caerá sobre ella alguna desgracia. Para evitarlo hay que ponerlo todo en común. Explica que la regla de la pobreza afecta a todas las hermanas y no solo a las que han hecho los votos, pues así se les ha exigido y han prometido para entrar en la Compañía. Vicente explica que además de no tener nada propio, no podrán recibir nada de nadie sin el permiso de sus superiores. Respecto a las faltas que se cometen, explica que pueden ser de pensamiento (como desear que no nos falte de nada, ni en la comida, ni en el vestido, ni en el alojamiento, o tener excesivo afecto a alguna cosa), de palabra (como pedir lo que no está permitido, y aún peor, con prisas y exigencias, o quejarse a las hermanas o, lo que es peor, a las personas de fuera si no se le da) y de obra (comprarse unos zapatos de fantasía o una ropa más fina que la de la comunidad, recibir algo sin permiso de los superiores). Vicente destaca la gravedad de quedarse con alguna cosa, aunque sea cinco céntimos, de la comunidad o de los pobres. Dice que es hacer como Judas y que los superiores deben separar de la comunidad a quienes lo hagan.