Sections

1 de noviembre de 1933

En el Vaticano, en la sala del Consistorio, en presencia del papa Pío XI, rodeado por los Cardenales Camilo Laurenti y Alejandro Verde, se da lectura al decreto por el que la Congregación de los Ritos proclama la autenticidad de los milagros atribuidos a la intercesión de la beata Luisa de Marillac. El superior general de la Congregación de la Misión, P. Carlos Souvay, acompañado por el postulador de la causa, P. Scognamillo, lee unas palabras que expresan la alegría y el agradecimiento de la familia vicenciana. El soberano pontífice se declara feliz de poder resaltar la fiesta de Todos los Santos de este año santo rindiendo homenaje a "una admirable flor de santidad y a un fruto exquisito de la Redención".