Sections

1 de noviembre de 1912

En París, muere el P. Julio Mailly. Nació el 27 de diciembre de 1830, en Ancy-Le-Franc, en el departamento francés de Yonne, en la región de Borgoña. Recibió una intensa educación cristiana. A los cinco años, su abuela le hacía recitar de memoria la Pasión de Nuestro Señor. Su madre, Dama de la Caridad y tesorera de la obra de Santa Genoveva, acudía a menudo a la Casa Madre de la Congregación de la Misión para ver al P. Juan Bautista Étienne, por el que profesaba una gran admiración. Julio Mailly acompañaba a su madre y un día, con quince años, en la sala de las Reliquias, el P. Étienne le puso sobre los hombros uno de los vestidos de Vicente de Paúl... Con dieciocho años, entró en la Escuela Politécnica de la que salió, en 1850, como oficial de artillería; cinco años después dimitió para ser inspector adjunto de Finanzas. Al poco se casó con la hija de un diputado de Lozère; pero enviudó a los dieciocho meses y se sintió atraído por la vida religiosa, entrando en la Casa Madre el 27 de diciembre de 1859, día en que cumplía veintinueve años. Sacerdote en 1864, sus capacidades en materia financiera fueron aprovechadas rápidamente y con gran éxito. Durante el sitio de París y la Comuna de 1871, el P. Mailly avitualló abundantemente a las dos Casas Madres, excepto de queso y salchichón, que, a pesar de sus muchos esfuerzos, no pudo encontrar; y gracias a sus conocimientos de artillería, protegió a las dos Casas contra los incendios. Se dijo que este alma, que siempre fue militar, destacaba más en esos días en que las bombas llovían sobre París: nada le impidió llevar el consuelo de su presencia y palabra a las hermanas. En las visitas domiciliarias de los Comuneros, su actitud salvó varias veces a las Casas Madres. El P. Mailly fue procurador general durante los generalatos de los padres Juan Bautista Étienne, Eugenio Boré y Antonio Fiat. Dejó el cargo por motivos de salud en 1885. Sus últimos veintisiete años los dedicó a confesar y escribir.