Sections

18 de julio de 1830

Según relatará posteriormente sor Catalina Labouré, a las once y media de la noche, guiada por su ángel guardián, penetra en la capilla de la calle del Bac de París, que está brillantemente iluminada y, tras una espera que le parece bastante larga, ve a la Santísima Virgen sentada en un sillón, cerca del altar, del lado del Evangelio. Sor Catalina se acerca de un salto y pasa el momento más dulce de su vida. Cuando regresa a su cama, son las dos de la madrugada.