Sections

17 de febrero de 1652

Tras unas inundaciones terribles, Luisa de Marillac escribe a sor Cecilia Angiboust, que está en Angers: "La lectura de todas las aflicciones y pérdidas que ha habido en Angers me ha afectado mucho por la pena que sufren los Pobres. Suplico a la divina bondad que los consuele y les dé el socorro que necesitan. Ustedes tienen grandes penas, pero ¿ha pensado que era justo que las Sirvientas de los Pobres sufrieran con sus dueños y que cada una merece particularmente recibir su parte de las aguas que Dios envía? ¡Oh! mis queridas hermanas, sorprendámonos a menudo de que Dios nos haya sacado de los lugares en que habríamos sufrido tanto con los demás para darnos pan a nuestro gusto y ponernos a salvo".