Sections

15 de febrero de 1831

Saqueo del Arzobispado de París, tras el amotinamiento de la víspera con ocasión del servicio celebrado en Saint-Germain-l'Auxerrois con motivo del aniversario del duque de Berry. Entre otras muchas cosas, desaparece el dinero para pagar la urna de san Vicente. Esta obra de arte se encontraba en poder de Odiot, el orfebre que la concibió. En las primeras horas de la revolución de julio de 1830, como los saqueos se multiplicaban en París, se tuvo preocupación por la urna y el cuerpo de san Vicente. El 27 de agosto las reliquias, metidas en una caja, fueron llevadas a Roy, en Picardía, por el futuro superior general, Juan Bautista Nozo. Allí el hermano Carlos Lefèvre adquirió una casa cercana al colegio comunal que dirigían los Paúles desde 1826 y las ocultó bajo un horno. En abril de 1834 las reliquias regresarán a París y la capilla de la Casa Madre, cerrada al público desde 1830, volverá a abrir sus puertas a los peregrinos. Por su parte la urna será adquirida definitivamente por el Arzobispo de París, Mons. Jacinto Luis de Quélen, recurriendo a la generosidad parisina.