Sections

15 de diciembre de 1836

Mons. Jacinto Luis de Quélen, Arzobispo de París, al consagrar la Iglesia parroquial de Nuestra Señora de Loreto en París, dedicada a "María, honrada en su purísima concepción", exhorta a sus feligreses "a llevar la Medalla acuñada hace pocos años en honor de la Santísima Virgen, y a repetir frecuentemente la oración grabada alrededor de la imagen: ¡Oh, María sin pecado concebida...". Seis años después de las apariciones a Catalina Labouré y tras la investigación canónica que se ha llevado a cabo por orden suya del 16 de febrero al 13 de julio de 1836, el Arzobispo de París está convencido del carácter sobrenatural de los acontecimientos de la calle del Bac.