Sections

14 de noviembre de 1791

Desde París, a pesar de las muertes y de las ruinas que la Revolución acumula en la capital, el superior general, el P. Félix Cayla de la Garde, dirige una carta a la Congregación de la Misión en la que anuncia la erección de la provincia del Palatinado, que cuenta con dos casas: los colegios de Heidelberg y Manheim, donde, a petición del Príncipe Elector, los Paúles han sucedido a los Jesuitas en 1781. En ese mismo año se ha abierto un seminario interno en Heidelberg, con nueve seminaristas alemanes. Además, en 1788, el superior general ha podido enviar a Manheim, para hacerse cargo de la dirección del Observatorio, a un misionero que ha seguido en París los cursos de Astronomía del ilustre Lalande. Si el superior general ha decidido erigir el Palatinado en provincia, a pesar del reducido número de casas, se debe a la situación religiosa en Francia, ya que piensa que la nueva provincia podrá recibir a los misioneros que Francia no quiera. Él mismo, en su día, encontrará refugio en Manheim. Pronto se crearán dos nuevas casas, pero los efectos de la Revolución se extenderán hasta las orillas del Rhin y, en 1809, no quedarán más que tres misioneros franceses en Heidelberg.