Sections

14 de noviembre de 1655

Carta de Luisa de Marillac a Vicente de Paúl en la que le dice: "Permítame que le diga que es absolutamente necesario que su pierna no esté más de medio cuarto de hora colgando y que no sienta el calor del fuego. Si se le enfría, habrá que calentarla con algún paño caliente por encima de los calcetines. Y si le parece a usted bien probar esta pomada dulce que le envío, frotando con ella ligeramente y poniendo encima un paño mojado en dos dobleces con agua tibia, espero que podrá sentarle bien. Cuando el paño se enfríe, habrá que recalentarlo, pero que el agua no esté del todo caliente ni del todo fría. Las sangrías le han debilitado el cuerpo, junto con ese mal; y cuando pone usted el pie en tierra, el calor y los humores acuden allí como a la parte más débil. Me gustaría que no bebiera usted tanta agua y que dejase a las entrañas templarse y refrescarse, para no enviar tan violentamente el calor a la pobre pierna enferma. Con el consejo del médico, quizás con medio escudo de sales minerales en el primer vaso de agua que se tome por la mañana podría usted pasar mejor el día, ¿No seré un poco temeraria al hablarle de este modo? Pero sé que me lo dispensará usted".