Sections

14 de julio de 1947

En el Berceau de Saint Vincent de Paul, hacia las doce menos diez de la noche, se declara un incendio. Avivado por un fortísimo viento del sureste, las llamas alcanzan el edificio central. Una pavesa que cae sobre una rama del roble de san Vicente amenaza con trasmitir el fuego a la sala de los peregrinos. Otra se posa sobre la cúpula de la capilla. Desde los primeros momentos, los profesores presentes han evitado el pánico y organizado el salvamento; los habitantes de la localidad, con el alcalde y el párroco a la cabeza, acuden a colaborar: mientras tanto el superior, P. Gastón Pierre, llama por teléfono a los bomberos, que llegan hora y media después con un material insuficiente. Tras unas cinco horas de lucha, el fuego parece controlado. El balance resulta catastrófico: de varias dependencias y del edificio central no quedan más que los muros y la cúpula y una de las naves de la capilla se han derrumbado.