Sections

14 de febrero de 1659

Conferencia de Vicente de Paúl a los misioneros sobre las máximas evangélicas, en la que desarrolla el artículo 1 del capitulo II de las Reglas Comunes, que dice: "Antes que ninguna otra cosa, cada uno tratará de asentarse bien en esta verdad, que la doctrina de Jesucristo no puede engañar nunca, mientras que la del mundo lleva siempre a la falsedad, ya que Jesucristo mismo nos asegura que esta es semejante a una casa edificada sobre arena, y la suya a un edificio fundado sobre roca firme; y por tanto la Congregación hará profesión de actuar siempre conforme a la doctrina de Jesucristo, y no según las máximas del mundo, y para hacer esto, cumplirá con lo que sigue". Vicente se refiere a las máximas evangélicas, que también denomina axiomas, y de las que dice que las principales se dan en el sermón de la montaña, contenido en los capítulos 5, 6 y 7 del evangelio de san Mateo. Dice que en las máximas cabe distinguir entre los mandamientos y los consejos evangélicos. Estos a diferencia de los primeros no son obligatorios, aunque sí lo son si se han hecho los votos de castidad, obediencia y pobreza, virtudes a las que se refieren todos los consejos evangélicos. Pone varios ejemplos para hacer ver que la doctrina del mundo engaña mientras que la de Cristo no. Vicente dice que hay una máxima que prohíbe pleitear, la que dice "al que te pide el vestido dale también el manto", y alude a la finca de Orsigny que perdieron tras un pleito. Dice que para hacer honor a este consejo del Señor, la Congregación debe estar dispuesta a perder antes que pleitear. Termina dando razones para seguir los consejos evangélicos y medios para afianzarse en ellos.