Sections

14 de enero de 1640

Vicente de Paúl escribe al Vicario general de Bayona, Luis Abelly, que será su primer biógrafo, y que le ha consultado de parte del obispo sobre ciertos asuntos: "¡Ay, señor! ¡Cómo confunde usted al hijo de un pobre labrador, que ha guardado ovejas y puercos, que todavía permanece en la ignorancia y en el vicio, cuando le pide sus consejos! Sin embargo, obedeceré con los sentimientos de aquel pobre burro que en cierta ocasión habló por obediencia a su amo, con la condición de que, lo mismo que no se les hace caso a los locos cuando hablan, tampoco el señor obispo ni usted tengan muy en cuenta lo que les diga, a no ser que el señor obispo lo encuentre conforme con su mejor parecer y con el de usted". Y refiriéndose a la forma de corregir a unos religiosos, Vicente, recomienda actuar como Jesucristo, que comenzó dando ejemplo para después hablar con suavidad, al principio, y con firmeza después, pero sin recurrir a sanciones. Y así dice, entre otras cosas: "No pienso que se pueda hacer de otro modo. Se harán muchos reglamentos; se usarán las censuras; se les prohibirá confesar, predicar o hacer colectas; pero con todo esto no se enmendarán jamás; y jamás el imperio de Jesucristo se extenderá ni conservará en las almas así. Dios en otras ocasiones armó el cielo y la tierra contra el hombre. ¡Ay! ¿y cuánto progresó? Acaso no hizo falta que se abajara y se humillara ante el hombre para hacerle aceptar el suave yugo de su imperio y dirección? Y lo que Dios no pudo hacer con todo su poder ¿cómo lo hará un prelado con el suyo?".