Sections

11 de junio de 1654

Consejo de la Compañía de las Hijas de la Caridad, que se celebra en el locutorio de San Lázaro y al que asisten Vicente de Paúl, Luisa de Marillac y varias hermanas. Se trata de elegir a las que serán enviadas al nuevo establecimiento de Châteaudun. Vicente expone las condiciones que deberían reunir: no debe gustarles hablar a diversas personas, ni revelar su interior tan pronto a un religioso, tan pronto a un cura, hoy a este y mañana a otro. Tampoco debe gustarles ir por la ciudad, de casa en casa, visitando a los conocidos; una Hija que prefiere esto a estar con sus hermanas no ama a la Compañía. Además no debe gustarles nada dejar a los hombres entrar en su habitación, ni tampoco el dinero. Por último no debe gustarles escribir ni recibir cartas de sus parientes, ni de sus amigos, ni de nadie. Vicente advierte que las hermanas que son capaces de escribir o recibir cartas sin enseñarlas a los superiores, también son capaces de hacer otras muchas cosas malas. Vicente insiste en que se debe enviar a las mejores hermanas cuando comienza un establecimiento, al igual que, cuando Salomón hizo construir el Templo, puso como cimientos piedras preciosas. Tras elegir a las hermanas, se pasa a tratar otros dos casos: el de una joven que está en la casa y de la que se sospecha que no reúne las condiciones para ser Hija de la Caridad y el de otra que quiere pertenecer a la Compañía, pero está algo enferma y podría tener problemas respiratorios. Respecto a la primera, se acuerda destinarla por un tiempo a los empleos más bajos para saber si podría ser adecuada y, a la segunda, o bien se le darán remedios para que tome en su casa y ver si mejora, o bien se la recibirá con la condición de que acepte irse tras pasar algún tiempo en la casa sin tomar el hábito si su salud no es suficiente para permanecer en ella. Finalmente, la primera no vestirá el hábito y será despedida bastante tiempo después de este Consejo y la segunda será recibida por caridad y llegará a tomar el hábito, pero a los seis meses habrá que despedirla por continuar sus dolencias.