Sections

11 de junio de 1652

Carta de Luisa de Marillac a sor Bárbara Angiboust y demás hermanas que están en Brienne: "En el nombre de Dios, mis queridísimas hermanas, no se aflijan por sus penas ni por carecer de otro consuelo que el de Dios. ¡Oh! si conociésemos los secretos de Dios cuando nos pone en este estado, veríamos que debería ser el tiempo de nuestros mayores consuelos. ¡Pues bien! ustedes ven cantidad de miserias que no pueden socorrer. Dios las ve también y no quiere darles mayor remedio. Soporten con ellos sus pena, hagan lo posible para darles un poco de ayuda y permanezcan en paz. Puede que tengan parte en las necesidades, ese es su consuelo, pues si tuviesen abundancia sus corazones se apenarían por usarla y ver sufrir tanto a nuestros Amos y Señores. Y puesto que Dios castiga a su pueblo por nuestros pecados, ¿No es razonable que suframos con los demás? ¿Quiénes somos para creer que se nos debe exceptuar de los males públicos?".