Sections

10 de septiembre de 1832

En París, el Vicepresidente de la Administración General de los Hospitales, Sr. de la Bonnardière, escribe una carta al Procurador de la Congregación de la Misión, P. Juan Bautista Étienne, en la que expresa el consuelo que para el Consejo de los Hospicios ha supuesto que los Lazaristas hayan puesto su Casa Madre a disposición de la Administración y su dedicación a recibir a los enfermos y darles los consuelos espirituales. En efecto, en la primavera de este año se había declarado en la capital una epidemia de cólera; siguiendo el ejemplo del Arzobispo de París, Mons. Jacinto Luis de Quélen, que se dedicaba sin descanso a los afectados, la Casa Madre se había convertido en una ambulancia.