Sections

10 de junio de 1656

Carta de Luisa de Marillac a sor Francisca Ménage, cuyo padre acaba de fallecer: "Suplico que Nuestro Señor sea su recompensa eternamente por la caridad que ha tenido conmigo en mi enfermedad, no le ha complacido a su bondad borrarme aún de la tierra, a pesar de que hace tiempo que lo merezco, hay que esperar la orden de su Providencia con sumisión, debemos estar siempre en este estado, sea por la muerte de nuestros allegados o por la nuestra, o por cualesquiera otros acontecimientos adversos, de modo que la divina voluntad no tenga ningún motivo para quejarse de que no hemos seguido sus órdenes. Creo, mi querida Hermana, que sospechará que Nuestro Señor ha permitido y querido llamar hacia Él a uno de sus parientes. Le he pedido al P. Truchart que se encargue de decírselo, pero, mientras tanto, renueve la entrega que ha hecho a Dios de todo lo que usted es, lo que la obliga al desprendimiento general de todas las cosas de la tierra. Suplico a Nuestro Señor que sea su fuerza, su coraje y su consuelo".