Entradas sobre Desde un punto de vista vicenciano

Hogar nuestro, hogar también de Jesucristo

El Verbo se hace carne y habita entre nosotros.  Quiere que nuestro hogar sea suyo también, aunque somos tardos para comprenderle y recibirle. María y José no encuentran a Jesús.  No está él en la caravana.  No lo ven tampoco entre los parientes y conocidos.  Sin él,...

Conexiones, meditaciones y conversaciones

El Niño Jesús, acostado en el pesebre, nos atrae hacia sí.  Conectados verdaderamente con él, no podemos sino establecer conexiones unos con otros. Por sus conexiones con la Navidad, la figura del pastor fácilmente despierta sentimientos de simpatía y cariño.  Y se...

Visita alegradora de nuestro Redentor

Jesús es la fuerza de salvación que Dios nos suscita.  Por él, Dios nos visita y nos redime una vez para siempre.  Por eso, nos alegramos, y procuramos contagiar a los demás.  Es contagiosa la visita del ángel Gabriel.  Pues pronto María también se siente motivada...

Nosotros debemos hacer lo que Jesús, nuestro Maestro y Señor

El Verbo es más fuerte que nosotros.  Pero, haciéndose carne, participa él de nuestra debilidad, para que participemos de su fuerza, bautizados con Espíritu Santo y fuego. Inician el proceso de arrepentimiento los que han acudido a Juan, pues preguntan:  «¿Qué debemos...
Completar lo que falta a los padecimientos de Cristo

Amanecer significa amor y retorno a la fuente

Jesús resucitado es el amanecer nacido de lo alto.  Amándolo nosotros y guardando su palabra, se nos deshará la oscuridad. María Magdalena va al sepulcro al amanecer.  Viendo abierto el sepulcro, se preocupa al igual que los líderes religiosos.  Les preocupa que...

Completar lo que falta a los padecimientos de Cristo

Morir como muere Jesús en la cruz

Obedeciendo a Dios y cumpliendo su palabra, muere Jesús en la cruz.  Asimismo debemos morir los cristianos. No rara vez oímos:  «Cual vida, tal desenlace».  Es decir, como sea nuestra vida, así será nuestra muerte.  Con razón, pues, enseña san...

Completar lo que falta a los padecimientos de Cristo

Acoger a los marginados y excluidos

Al acoger a los marginados, Jesús refleja a Dios invisible.  Ese Dios escucha a los pobres, haciendo justicia al huérfano y a la viuda, y amando al forastero. Jesús no es como aquellos que andan con anteojeras.  Al pasar, ve a un mendigo ciego que está al borde del...

Completar lo que falta a los padecimientos de Cristo

Sed y hambre de Dios, la justicia y el amor

Remediando su sed y su hambre, Jesús nos da ejemplo, para que hagamos lo que él y nos saciemos realmente. Como cualquier hombre, Jesús siente cansancio, hambre y sed.  Así pues, descansa él sentado junto al pozo de Jacob en Sicar, llegada la hora de más calor.  Allí...

Completar lo que falta a los padecimientos de Cristo

Paz y reconciliación a toda costa

Cristo es nuestra paz.  Derriba él, mediante su sacrificio, el muro de odio que nos separa unos de otros. Son la justicia y la paz lo que pretende el mandamiento:  «Ojo por ojo, diente por diente».  Prohíbe tal venganza como la de Lamec.  Éste se jacta:  «Por un...

Completar lo que falta a los padecimientos de Cristo

Celo infatigable, consumidor y consumador

Jesús, como su Padre, es fuente y cumbre de toda justicia.  Él da plenitud a la ley y los profetas.  Al respecto lo acredita su celo. En primer lugar, el celo de Dios y de la ley y los profetas consume a Jesús.  Ese celo se manifiesta, desde luego, en la purificación...

Completar lo que falta a los padecimientos de Cristo

Sal de la tierra sois y luz del mundo

Jesús es el primero en ser la sal de la tierra y la luz del mundo.  Él destina a los discípulos para ser la sal de la tierra y la luz del mundo también. En primer lugar, la sal purifica y conserva alimentos.  También los sazona o les da sabor.  Por tanto, decir que...

Pin It on Pinterest