Entradas sobre Desde un punto de vista vicenciano

Marcas de Jesús en sus enviados

Jesús nos manda ponernos en camino.  Nos envía como corderos en medio de lobos, proclamando que ha llegado el reino de Dios y llevando sus marcas. La misión es una de la marcas de los discípulos.  Envía Jesús a los doce (Lc 9, 1-6), pero también a otros...

Seguir a Jesús con decisión hasta el final

Jesús toma la decisión de consumar su misión.  Seguirle decididamente hasta el final es lo que significa ser cristiano. No resulta fácil seguir a Jesús.  Como él ya nos ha advertido, seguirle supone la abnegación y la carga diaria de la cruz. Pero tales dificultades...

Memoria del amor inventivo de Jesucristo

Jesús se entregó por nosotros.  Partiendo el pan y bendiciendo el cáliz, mantenemos viva la memoria de su amor hasta el extremo. La memoria de Jesús confortaba seguramente a san Vicente de Paúl.  Por eso, podía confortar a los demás.  Confortó, por ejemplo, a un...

Misterio oculto de Dios a plena vista

Da a conocer Jesús que Dios, a quien nadie ha visto nunca, es amor.  Quienes no aman, pues, no conocen a Dios, ni menos, el misterio de la Santísima Trinidad. Indudablemente, Jesús es la última palabra de Dios dirigida a los hombres.  Él es el misterio de Dios y en él...
Aprender bien de nuestro Maestro y Señor

Sensibilidad de la fe ante la muerte

Desea Jesús iluminarnos a los que vivimos en sombra de muerte.  Para que su deseo nos sea efectivo, basta que tengamos fe, revistiéndonos de su sensibilidad. Vinieron a alegrarse con Isabel los vecinos y los parientes.  Pero no experimentaron realmente su sensibilidad...

Aprender bien de nuestro Maestro y Señor

Juan es el nombre del hijo de Zacarías e Isabel

Jesucristo es la misericordia divina en persona.  Le conviene, pues, a su precursor llamarse Juan, cual nombre significa:  «Dios se ha compadecido».  Y nos conviene aprender de la Escritura sobre Juan. Los vecinos y parientes van a ponerle al hijo de Isabel el nombre...

Aprender bien de nuestro Maestro y Señor

Sembradores de la simiente del reino de Dios

Jesús es el Sembrador de la simiente del reino de Dios.  Quiere ese Maestro que sus discípulos sean, a imitación de él, sembradores confiados en Dios y constantes. Fácilmente podemos desalentarnos y cansarnos de hacer el bien ante nuestros fracasos y la oposición de...

Aprender bien de nuestro Maestro y Señor

Locos por causa de Jesucristo crucificado

Jesús crucificado es la locura divina que es más sabia que la sabiduría humana.  Espera él de sus seguidores que sean locos y sabios como él. Va a casa Jesús.  Pero los suyos no lo reciben como lo recibe la gente que se ha agolpado a la puerta.  Es que, para sus...

Aprender bien de nuestro Maestro y Señor

Cumplimiento hasta el extremo de Jesús

Jesús da cumplimiento a la ley y los profetas.  Por tanto, hace que la cena pascual judía cobre su pleno significado.  Participar en la Eucaristía es participar de la plenitud de Cristo. Son peregrinos Jesús y sus discípulos en Jerusalén.  Y allí celebran la Cena de...

Aprender bien de nuestro Maestro y Señor

Trinidad: Dios Padre, Hijo, y Espíritu Santo

Jesús da a conocer a Dios como Padre, Hijo, y Espíritu Santo.  Buscando los intereses de los demás, damos a conocer también a la Santísima Trinidad. A Dios nadie lo ha visto jamás.  Pero lo da a conocer su Hijo, sin servirse éste, claro, ni ningún escritor...

Aprender bien de nuestro Maestro y Señor

Ungidos con el Espíritu Santo y enviados

Exhalando su aliento sobre nosotros, nos da Jesús resucitado el Espíritu Santo.  Nos envía, ungidos con el Espíritu, para que colaboremos en la evangelización de los pobres. Se pone Jesús resucitado en medio de los discípulos, no obstante las tinieblas nocturnas y las...

Aprender bien de nuestro Maestro y Señor

Bajar antes a la tierra para subir al cielo

Sube Cristo al cielo, lo que supone que se dignó bajar a la tierra para evangelizar a los pobres.  Si lo imitamos, al cielo subiremos también nosotros. Los apóstoles miran atentos a Jesús mientra se va.  Pero se interrumpe su contemplación.  Es que inmediatamente se...

Aprender bien de nuestro Maestro y Señor

Permanecer en el amor de nuestro Señor Jesucristo

Como el Padre lo ama, así nos ama Jesús.  Y permanecer en su amor, es decir, guardar su mandamiento de amor, es lo que desea Jesús que hagamos. Va despidiéndose Jesús de sus discípulos.  Los consuela, asegurándoles que estarán ellos donde él esté y prometiéndoles el...

Pin It on Pinterest