El centro de la vida

El centro de la vida

María es alegría y es esperanza; la alegría inicial, la esperanza en un final que, de hecho, no lo es. Bendita sea porque ha creído. Siempre cerca de su hijo, dejándole seguir el camino que era el suyo, María nunca «sale de escena»: ni de la vida de Jesús, ni de la...

Pin It on Pinterest