Vidas sin fronteras: el beato Federico Ozanam y la Madre Seton

por | Oct 2, 2022 | Formación, Reflexiones | 0 comentarios

Isabel Ana Seton y Federico Ozanam fundamentaron sus vidas en la verdadera libertad recibida de Cristo, que tomó lo que en el exterior parecían vidas de trágica brevedad, y sacó de ellas grandes obras de caridad que siguen floreciendo hoy.

Todo el mundo quiere ser libre. Y la mayoría de nosotros pensamos que la libertad es poder hacer lo que queramos: la libertad de un niño con un montón de monedas en una tienda de caramelos, o la de un comprador con una cuenta bancaria ilimitada.

Pero hay otro tipo de libertad, la que vemos en los santos. Se trata de una libertad que no apunta a una multiplicidad de opciones, sino que se concentra, con un enfoque láser, en una sola opción.

De hecho, todos estamos familiarizados con este tipo de libertad. Es lo que vemos en un joven que encuentra a la mujer con la que quiere pasar el resto de su vida. Ella es la «única» y, sin embargo, en el momento de comprometerse con ella, siente que su vida comienza, que su mundo se expande. Se siente gloriosamente atado y, sin embargo, lleno de vida y de posibilidades.

Para el santo, Dios es el único amado. Los santos abrazan a Dios como el sentido de su todo. Y quieren vivir sólo para Él. Incluso los santos casados son así: ven claramente que Dios es quien les da a su cónyuge y a sus hijos; Él es la fuente última y la presencia amorosa que asegura todas sus relaciones.

Pero debemos admitir que, visto desde una perspectiva mundana, la elección de seguir a Dios sin reservas, de entregarse por completo a los propósitos del Señor, a menudo parece un camino oscuro y sin alegría.

Pensemos en la decisión de Isabel Ana Seton de fundar la primera congregación de mujeres religiosas que se originó en suelo americano, las Hermanas de la Caridad de San José. Visto desde fuera, todo era limitante. Isabel, viuda y con cinco hijos, se empobreció, tuvo que trabajar más y tuvo menos oportunidades para sus hijos de las que hubiera tenido si hubiera elegido otra cosa. Todavía joven, inteligente y hermosa, Isabel podría haber encontrado un buen hombre, volver a casarse y recuperar algo de su anterior nivel de vida económico. Pero en el drama que rodeó la muerte de su marido, Isabel había encontrado al Señor, y él se había convertido en su Todo. Por eso, cuando Él la llamó, ella respondió, a pesar de todos los sacrificios que se le exigían. Confió en Él.

El beato Federico Ozanam hizo una elección similar en su vida. Hombre de grandes talentos, Federico decidió comprometerse con los pobres como principal fundador de la Sociedad de San Vicente de Paúl. Esta decisión, aparentemente sin esfuerzo, cambió su vida y, de hecho, la acortó considerablemente.

Nacido en 1813, hijo de devotos padres franceses, Federico desarrolló una profunda fe en su infancia. Sin embargo, en su adolescencia, comenzó a luchar contra la duda. En esta época, un sacerdote, que también era su maestro, tomó a Federico bajo su protección. Durante los largos paseos que daban juntos respondía a las preguntas de Federico y le guiaba con paciencia y cariño hacia la verdad de la fe. Esta verdad fascinó tanto el corazón de Federico que comenzó a estudiar historia durante toda su vida, deseoso de comprender el modo en que la Iglesia de Cristo había transformado la cultura de Europa.

Federico estudió derecho en París y entró en un entorno universitario hostil a su fe. Sin embargo, encontró un puñado de amigos que creían como él. Crearon un club en el que se podía hablar abiertamente de religión e historia. Y fue en este club, tras una apasionada defensa de la presencia histórica de la Iglesia en la sociedad, donde Federico recibió esta pregunta de uno de sus compañeros:

«Tienes razón si hablas del pasado: El catolicismo realizó prodigios en tiempos pasados; pero hoy está muerto. En efecto, vosotros que os jactáis de ser católicos, ¿qué hacéis? ¿Dónde están las obras que nos demuestran vuestra fe y que pueden hacernos admitirla y respetarla?»

Esta frase tocó el corazón de Federico. El estudiante tenía razón: el Evangelio no sólo debe predicarse, sino que debe vivirse. En las desafiantes palabras de su compañero agnóstico, Federico reconoció de inmediato la llamada de Cristo. Y así, el 23 de abril de 1833, Federico y otros seis jóvenes fundaron una «Conferencia de la Caridad» y la pusieron bajo el patrocinio de ese gran amante de los pobres que es san Vicente de Paúl (quien, como fundador de las Hijas de la Caridad, era también el padre espiritual de la Madre Seton). Este fue el comienzo de la Sociedad de San Vicente de Paúl que todos conocemos hoy.

Federico llegó a hacer cosas increíbles. Consiguió dos doctorados y una prestigiosa cátedra en la Sorbona. Conoció a una hermosa y devota mujer, se casaron y tuvieron una pequeña hija. Y, a pesar de todo, trabajó en una historia cristiana de Europa en varios volúmenes y continuó su trabajo con los pobres.

Hacía el trabajo de dos hombres y medio, e invariablemente eso le pasó factura. A los 39 años, Federico enfermó de pleuresía, enfermedad de la que nunca se recuperó. Poco después, escribió una especie de testamento, un diálogo con el Señor. Era todavía un hombre joven, con una esposa, una hija pequeña, una carrera y un floreciente apostolado, y pensó en cómo podría negociar con Dios para que su vida no terminara: podría dejar su posición académica, vender la mitad de lo que poseía y dárselo a los pobres, y dedicar el resto de su vida al servicio.

Sin embargo, esta propuesta, reconoció Federico, no era más que una táctica para mantener a Dios a raya, un intento de retener algo para sí mismo. Pero Federico no tenía ese tipo de relación con Dios. Dios era su Todo, y ahora Dios le pedía a Federico todo, su propia vida.

«Es a mí a quien quieres», escribió. «Ya voy».

Falleció seis meses después, el 8 de septiembre de 1853.

Para Federico, como para todos los santos, la vida es algo más que vida. La verdadera vida es la vida en Cristo, y siempre implica un «más allá», una plenitud, que supera nuestros límites humanos. Para Federico, el estrecho paso de la muerte era como una grieta en el tejido de la existencia a través de la cual Cristo podía entrar en el mundo. De hecho, al aceptar la limitación de la muerte, el propio Federico se convirtió en la grieta por la que entró la luz, una luz que sigue brillando en la sociedad de caridad que dejó, que hoy cuenta con cientos de miles de miembros en 153 países.

Elizabeth Ann Seton, que murió a los 46 años, se ofreció de la misma manera, abrazando los límites con la convicción de que Dios estaba al mando, que podía llevar sus pequeñas obras a lugares que ella nunca soñó. Todo lo que necesitaba era su total confianza. Y, de hecho, sus comunidades crecieron y se expandieron, extendiendo su carisma de caridad por todo el vasto país que ella amaba.

Isabel y Federico cimentaron sus vidas en Cristo, encontrando en él la verdadera libertad. Y Él fue capaz de tomar lo que parecía, en el exterior, ser vidas de trágica brevedad, y hacer surgir de ellas grandes obras que continúan floreciendo.

Y nosotros somos sus beneficiarios.

LISA LICKONA, STL, es profesora adjunta de Teología Sistemática en la Escuela de Teología y Ministerio de San Bernardo en Rochester, Nueva York, y es una oradora y escritora conocida a nivel nacional. Es madre de ocho hijos.

Fuente: https://setonshrine.org/

 

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This