Aceptación e inventiva (Lucas 16,1-13)

por | Sep 23, 2022 | Formación, Reflexiones, Thomas McKenna | 0 comentarios

Los estudiosos de las Escrituras nos dicen que el significado detrás de la palabra «parábola» es curva, como en el lanzamiento de una curva. Es un bateador que se enfrenta a un lanzador difícil; la bola entra y el bateador batea en el lugar que piensa que estará la bola, pero porque el lanzador la hizo curvarse, no está en ese lugar. La curva sorprende al bateador.

La sorpresa es evidente en estas pequeñas historias que cuenta Jesús, las que llamamos parábolas. La del capítulo 16 de Lucas sobre el capataz deshonesto es un ejemplo. En ella, este empleado descuenta las deudas que otras personas tienen con su amo para que, a su vez, se interesen de él. Nos sorprende escuchar a Jesús alabando la deshonestidad y el doble juego, pero la curva de la historia es que Jesús no se centra en el engaño del capataz, sino en su ingenio en una situación difícil.

Cuando nos enfrentamos a situaciones de presión y desaliento, una de las opciones es quejarse, lamentarse y permanecer pasivo. Otra es ser creativo e imaginativo para buscar formas de superarla.

A menudo, la respuesta del creyente a los problemas y a los obstáculos es aguantar el sufrimiento y simplemente llevar la cruz con paciencia. Pero aquí Jesús está apuntando en otra dirección: afrontar el problema con imaginación y resolución. No sólo aceptar la cruz, sino trabajar con ella de forma esperanzadora y creativa.

Un ejemplo de ello es el papa Francisco, que se enfrenta a la preocupante situación del descenso de la asistencia a la Iglesia en todo el mundo. En lugar de aceptarlo como un hecho bruto, ha propuesto sesiones de escucha en toda la Iglesia, llamadas Sínodos. Pide a los obispos que reúnan a los católicos en varios grupos y que escuchen sus opiniones sobre el funcionamiento actual de la Iglesia y sobre cómo podría mejorar la aplicación del mensaje de Jesús en el futuro.

Se trata de un enfoque diferente al de pedir simplemente a las jerarquías orientación sobre lo que el Evangelio dice a nuestro tiempo. Al proponer este método innovador, el papa está utilizando el ingenio, trazando un camino fresco y creativo para abordar la inquietante cuestión. Francisco bien podría estar tomando el ejemplo de Jesús en esta y en tantas otras de sus parábolas: replantear el problema y prever una solución diferente.

Los que seguimos a Vicente reconocemos en él este mismo enfoque. Una y otra vez, traza caminos nuevos y creativos para llevar el Evangelio a su tiempo y lugar.

Al tejer esta «dinámica curva» en sus parábolas, Jesús nos anima a buscar caminos aún no probados para vivir nuestra fe, a detectar posibilidades imaginativas dentro de ella, y a abordar los impases no sólo con resignación, sino también con ingenio inspirado por el Espíritu.

Nuestro Dios es un Dios de sorpresas. El Hijo de Dios, Jesús, siempre nos asombrará, no sólo con sus historias, sino con todas las formas reveladoras con las que viene a nosotros de nuevo en esta y en todas las épocas.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This