Santa Juana Francisca de Chantal y santa Isabel Ana Seton: hechas para la comunión

por | Ago 12, 2022 | Formación, Reflexiones | 0 comentarios

Incluso en épocas de soledad, estamos hechos para vivir con y para los demás. Dios nos proporciona los medios para servirle a través de una comunidad.

Imagen: San Francisco de Sales entregando a Santa Juana de Chantal la regla de la orden de la Visitación, por Noël Hallé (detalle)

¿Qué nos depararán los próximos meses? Desde la aparición de la Covid-19, me parece que todo ha cambiado, que soy como un barco soltado de sus amarras, víctima de un mar despiadado.

Cada vez más, me veo recurriendo a los santos. Sus vidas se han convertido en mi consuelo diario, sus palabras en mi lectura de cabecera, ya que las noticias del mundo son cada vez más inquietantes. Cuando me siento totalmente perdida, los santos me centran y me persuaden. Son testigos de hechos que cuestionan mis persistentes temores. Me muestran que se puede tener paz y libertad incluso en las circunstancias más angustiosas, que la oscuridad no tiene por qué triunfar. Nos aseguran que no estamos solos.

Solía pensar que las vidas de los santos no tenían nada que ver con la confusión que ha perturbado la mía. Eran figuras de cuento de hadas que vivieron en una época más halagüeña, una Edad de Oro católica. Cuando empecé a pasar tiempo con los santos, a dejar que sus historias penetraran en mi corazón, empecé a ver las cosas de otra manera. Estos encuentros con ellos me han cambiado, han cambiado mi forma de pensar, de trabajar y de rezar. Lenta pero seguramente, las redes neuronales de mi alma se están reprogramando. Y doy gracias a Dios por ello.

La vida de la mujer que celebramos el 12 de agosto, santa Juana Francisca de Chantal, es un gran ejemplo. Nacida en 1572 de la nobleza francesa, Juana perdió a su madre en la infancia y fue educada en gran parte por su padre. A los 20 años, se casó con un rico barón con el que tuvo seis hijos en rápida sucesión, al tiempo que administraba su gran patrimonio. Sin embargo, a los ocho años de matrimonio, la tragedia llegó. Apenas dos semanas después de que Juana diera a luz a su sexto hijo, su querido marido Christophe llegó a casa gravemente herido tras un accidente de caza.

Su muerte inició una época de grandes dificultades para Juana. Para proteger la herencia de sus hijos, Juana tuvo que mudarse con su suegro, un hombre desagradable, y su intrigante ama de llaves, que rechazaba la presencia de Juana y hacía todo lo posible por contrariarla. Durante años, todo lo que Juana podía hacer cada día era bajar la cabeza e intentar atender a sus hijos.

A pesar de todo, crecía en ella la sensación de que había algo que Dios le estaba pidiendo. Regaló sus objetos de valor, socorrió a los pobres y encontró tiempo para la oración. Fue en la oración cuando recibió una visión del hombre que Dios le daría como director de su alma. Y en la cuaresma de 1604 lo reconoció, mientras pronunciaba un sermón en la Sainte Chapelle de Dijon. Era Francisco de Sales, obispo de Ginebra y futuro Doctor de la Iglesia. Se dirigió a él para pedirle un consejo espiritual, y él se lo dio inmediatamente: «Haz todo por amor y nada por obligación». Sus palabras insuflaron libertad en todos los rincones de su vida.

Francisco se convirtió en el director espiritual de Juana. Ella le obedecía sin rechistar. Pero la relación no era unilateral. Francisco había previsto la fundación de una orden de religiosas, y el anhelo de Juana de entregarse totalmente a Dios se cumplió cuando, en 1610, asumió este empeño.

Las cartas que se conservan de Juana muestran con qué inteligencia y sentido común gestionó el rápido crecimiento de las hermanas de la Visitación durante los años siguientes. También revelan la increíble fortaleza de Juana ante las pérdidas personales y las pruebas espirituales, el doloroso sentimiento de abandono que los autores espirituales llaman la «noche oscura». Tras la muerte de Francisco de Sales, otro gran santo, Vicente de Paúl, se convirtió en su director espiritual. Vicente atestiguó que Juana era «una de las personas más santas que he conocido en esta tierra».

Hay mucho en la historia de Juana que coincide con la vida de santa Isabel Ana Seton. Al igual que Juana, Isabel perdió a su marido por una muerte prematura y sufrió las consecuencias de ello. Tenía una gran capacidad de liderazgo y prosperó en la difícil tarea de fundar una orden. Y encontró fuerza en la amistad de hombres católicos fuertes: primero la familia Filicchi en Italia, y luego en América los sacerdotes que la guiaron y apoyaron, sobre todo su propio director espiritual, el padre Simon Bruté.

Este último punto es el que más me llama la atención tanto de Juana como de Isabel. Ambas mujeres tenían una aptitud para forjar amistades que les permitió crecer y florecer incluso en medio de grandes pérdidas personales y de la confusión. La amistad no era sólo la guinda de un pastel espiritual; definía para ellas lo que era ser humano.

Y también podemos ver que tanto Juana como Isabel experimentaron el afecto, la ayuda y la compañía de sus amistades como dones divinos. Vivían con la esperanza de no estar solas. Contaban con que Dios les enviaría amigos, compañeros de viaje. Estas mujeres dan testimonio de una profunda verdad: nuestro destino es una vida vivida para y entre los demás.

Este es el tipo de verdad que necesito que penetre en mi vida, que se extienda por mi alma: no estoy sola. Quiero tener confianza en mi fin, en la plenitud de la vida con Dios y sus santos. En este momento de confusión, quiero confesar: no estoy hecha para perecer sola en un mar de preocupaciones. Estoy hecha para la vida, para la abundancia de la vida.

LISA LICKONA, STL, es profesora adjunta de Teología Sistemática en la Escuela de Teología y Ministerio de San Bernardo en Rochester, Nueva York, y es una oradora y escritora conocida a nivel nacional. Es madre de ocho hijos.

Fuente: https://setonshrine.org/

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This