Evangelio y Vida para el 6 de agosto de 2022

por | Ago 6, 2022 | Evangelio y Vida, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

“Éste es mi Hijo, mi predilecto, ¡escúchenlo!”

2 Pe 1, 16-19; Sal 96; Lc 9, 28-36.

Jesús y sus discípulos van camino hacia Jerusalén. No desconocen los peligros que les esperan, pero antes de continuar, detienen un poco la marcha, hay algo que el Maestro quiere mostrarles para animarlos en medio de sus dudas. El acontecimiento ocurre en el monte Tabor. Pedro, Juan y Santiago son los testigos.

El escenario se presta para encontrarse con la presencia de Dios, han caminado hasta la cima, unos 575 m. sobre el nivel del mar, el calor se apaga y encuentran el viento fresco que mece las copas de los árboles, hay silencio, que sólo se interrumpe por el canto de algunas aves, y juntos, en armonía, encuentran el momento propicio para orar. Todo un regalo natural para disfrutar, agradecer y preservar.

Desde esa altura se puede contemplar el ritmo de la vida, su ajetreo, las oportunidades perdidas para recrear el espíritu.

Una vez en oración, Jesús les descubre su íntima relación con Moisés y Elías, es decir, con la Ley y la Profecía. Mientras el Padre le confirma en su misión y en su entrega.

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Autor: Hilario Sarabia Granados, diácono permanente

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This