Acompañando el viaje de un refugiado. ¿Qué escuchamos? ¿Qué acciones vamos a poner en práctica?

por | Jul 21, 2022 | Familia Vicenciana, Formación | 0 comentarios

La segunda Conferencia Internacional de la Alianza FamVin con los sin hogar  se realizó en Sevilla, del 7 al 9 de junio. En ella se reflexionó amplia y serenamente sobre la realidad de los refugiados, los desplazados internos y la trata de personas. El texto a continuación constituye un resumen de todo lo dialogado y las perspectivas de futuro.

A medida que llegamos al final de nuestra Conferencia, cada uno de nosotros se irá con sus propios pensamientos y reflexiones sobre lo que ha visto y oído durante los últimos tres días.

Nuestras experiencias son personales e individuales.

Pero, como nos recordó la hermana Carol ayer, también nos llevamos a casa los pensamientos los unos de los otros.

Entonces, tal vez pueda compartir mis pensamientos, lo que a su vez podría hacer que reflexionen por un momento sobre lo que todos hemos escuchado.

Para mí, el trabajo de esta Conferencia y, a su vez, el trabajo de nuestra Familia Vicentina al acompañar a los refugiados, comienza con las mujeres y los hombres que encontramos en el camino.

Nos reunimos con el joven de Camerún, Andrés, quien compartió su trágica historia de vida en su país y cómo las Hermanas Vicentinas traen esperanza aquí en España.

Y nos conmovió el coraje de Feith de Nigeria, que ha soportado mucho en su corta vida, pero ahora es la orgullosa madre de tres niños pequeños.

Algunos de nosotros nos reunimos con la gente de los proyectos ayer por la tarde y Sarah nos habló del coraje de un joven de 16 años y su determinación de comenzar una nueva vida para ayudar a su familia que se quedó atrás.

Nuestro trabajo, y esta Conferencia, cobra sentido en la vida de las personas que encontramos en el camino.

En su homilía de apertura, Mons. Vitillo habló sobre la importancia de abordar tanto las dimensiones espirituales como las soluciones técnicas a medida que asumimos el desafío de acompañar a los refugiados. Y en su bienvenida, Sor María del Carmen nos pidió que tocáramos el corazón de todos, para acompañar a cada refugiado en nuestro caminar juntos. Se nos animó a abrir los ojos a la realidad de nuestra sociedad y a tender puentes entre ricos y pobres.

El Padre. Bob Maloney nos recordó la herencia Vicentina de cuidar a los refugiados y desplazados, comenzando con la guerra en Lorena en el siglo XVII y continuando hasta el día de hoy. El Padre Bob nos recuerda que somos parte de este legado, algo que encuentro inspirador, fortalecedor y que me hace sentir más humilde. Pero como hemos visto en las historias de nuestro trabajo, la Familia Vicentina no se acobarda ante el desafío.

Como siempre, el Padre Bob se basó en experiencias pasadas para trazar direcciones para el futuro, y haremos bien en prestar atención a sus cinco esperanzas al dar nuestros próximos pasos.

Monseñor Vitillo nos recordó que la Sagrada Familia vivió la vida de refugiados. Y llamó la atención sobre el valor antiguo y universal del asilo como expresión de nuestra humanidad común. Estos valores están amenazados y se necesita un trabajo arduo en las Naciones Unidas y otros foros para establecer marcos, a menudo informados por la Doctrina Social de la Iglesia, para defender estos derechos humanos básicos. Aprendimos sobre el plan de 20 puntos que engloba el marco y su simplificación en cuatro verbos: Acoger, Proteger, Promover e Integrar.

Y escuchamos sobre otra persona en el camino: la mujer siria que tuvo que enterrar a su hijo en Tierra Santa antes de poder seguir con su vida.

¡No sería una verdadera Conferencia sin un trabajo en grupo! Y nos tomamos el tiempo para discutir lo que habíamos escuchado y lo que queríamos ver para el futuro. Los ricos resultados fueron capturados por Yasmine y sus colegas.

El lunes por la tarde nos enfrentamos a la dura realidad de la migración forzada:

  • El padre Joel habló de muchos temas, incluido el trabajo forzoso y las industrias extractivas, pero pintó un cuadro de esperanza en la Villa de Solidaridad de Melanesia.
  • La Hermana Francely habló sobre la respuesta a la erupción volcánica en Guatemala y cómo las propias comunidades nos están guiando en el camino hacia la recuperación. (Nos muestran el camino).
  • A veces, las dimensiones nos superan y la historia de los desplazados de Tigray es un ejemplo de ello (4,5 millones obligados por el conflicto a abandonar sus hogares). La Hna. Hiwot nos dijo cómo la Familia Vicentina trabajando unida trae esperanza y se fortalece a través de la colaboración.
  • La escala del desastre en Ucrania también es enorme: 6,5 millones de refugiados y 8 millones de desplazados. El padre Vitaliy lo hizo personal para nosotros, describiendo a las personas que corrían para escapar. Pero también hablamos sobre los traumatizados y los desesperados, y cómo los más pobres entre los pobres son aquellos que permanecen en el país de residencia y ahora son atendidos por la Familia Vicentina.
  • Matthew nos recordó que todas las personas tienen los mismos sueños, ya sea en Londres o Alepo. Sueñan con techo, comida, educación para sus familias. Una vida mejor. Un simple instinto humano.

A partir de esta sesión comprendí mejor cómo podía acompañar a un refugiado: la importancia del lenguaje, del mensaje (seguridad, esperanza) y del desafío: ¿cómo anunciar la Buena Nueva a los demás en medio de una tragedia?

Comenzamos el miércoles por la mañana con algunas palabras inspiradoras de Yasmine, basadas en las discusiones del día anterior.

El panel de trata de personas nos proporcionó una amplia gama de desafíos emocionales e intelectuales:

  • Sor Olivia habló sobre la práctica inhumana de tratar a una persona como un objeto. Y nos mostró cómo estos 4 verbos de los que escuchamos se pueden poner en práctica para curar a las víctimas en Ghana y Nigeria, y cómo el proyecto Kumasi encaja en la Campaña de 13 Casas, una historia de colaboración Vicentina.
  • Ya mencioné la historia de Feith, y no creo que ninguno de nosotros olvide lo que nos contó de su experiencia. Nos importa que haya sobrevivido y prosperado, pero estamos motivados para hacer más sabiendo que muchos otros no tienen tanta suerte.
  • ¡Qué maravilloso e inspirador testimonio de la Hna. Magdalena! Se nos recuerda que al acompañar a los refugiados en sus viajes, estamos pisando tierra sagrada. Tenemos que andar con cuidado. Y volvimos a escuchar historias individuales; Mireia de 15 años, en un campo de internamiento y Lovad con su nuevo bebé. Quienes tuvieron la suerte de visitar los proyectos ayer vieron otro testimonio del trabajo de la Hna. Magdalena y sus hermanas. Dios está realmente presente en su trabajo.
  • Mick Clark explicó el vínculo entre la falta de vivienda y la esclavitud moderna y el trabajo de The Passage en Londres para abordarlo. Mick nos recordó, como dijo San Vicente, hablar poco y hacer más.
  • La Hermana Sally nos dio un panorama general al abordar la cuestión de cómo la sociedad puede dejar de tratar a las personas como mercancías. Un sistema económico informado por la Doctrina Social de la Iglesia muestra el camino y nos ayudará a enfrentar la globalización de la indiferencia. La Hna. Sally ha esbozado la respuesta vicenciana y todos haríamos bien en reflexionar sobre estas medidas en nuestro propio trabajo.

Tuvimos el privilegio de escuchar al Padre Baggio, C.S., hablar sobre su trabajo en el Dicasterio para el Desarrollo Humano Integral, y sobre el especial interés que tiene el Papa Francisco en la causa de los migrantes y refugiados. La cultura del encuentro nos desafía a pensar en nuevas formas de abordar la pregunta: ¿cómo puedo realmente acompañar al refugiado en su viaje? ¿Qué cambios necesito hacer yo mismo?

«La vida es el arte del encuentro». «El extranjero es el amigo que aún no conozco».

Nos enteramos de que el Dicasterio ha publicado un documento sobre cómo dar la bienvenida a los refugiados a la comunidad parroquial, ¿algo que también debemos considerar?

Desafíos para crear una nueva vida con Sor Petra de Eslovaquia y David de Depaul Irlanda. El viaje continúa incluso cuando llegan a un nuevo país. Me llamó la atención la rapidez de respuesta a la necesidad. Ocho hermanas acogieron refugiados en la frontera entre Eslovaquia y Ucrania desde el comienzo de la crisis. Depaul Ireland se asegura de que los refugiados reciban una cálida bienvenida. Escuchar las necesidades de los recién llegados y presionar al gobierno en su nombre.

Fue bueno tomar tiempo para la Reflexión Apostólica al final de nuestro segundo día, y compartimos nuestra inspiración y afirmación por el trabajo de la Familia Vicentina de diferentes maneras.

«Nuestros corazones arden dentro de nosotros».

Luego, el espectáculo mudo, después de las giras de los proyectos, fue un verdadero punto culminante de nuestro tiempo juntos. El patetismo auténtico y el poder de dramatizar el viaje de un refugiado con todas sus pruebas y tribulaciones. La energía pura y la alegría de los jóvenes ahora libres para llevar una vida mejor. ¡Enhorabuena a ellos ya las Hijas de la Caridad de Sevilla por su excelente labor apoyando a estas personas llegadas a España!

El jueves por la mañana escuchamos a Rhea, quien ha sido refugiada y ahora es trabajadora de ayuda humanitaria. Refiriéndose a su experiencia personal, expresó cómo se sentía estar desarraigada “física, mental, espiritualmente». ¿Cómo podemos cuestionar los derechos de los refugiados a buscar una vida mejor? Habló sobre el racismo sistémico: ¿la diferencia en nuestro trato a los refugiados ucranianos en comparación con los que llegan de otras partes del mundo? Nuestro sentido de privilegio y superioridad al pensar que sabemos las respuestas mejor que los propios refugiados. Debemos ser conscientes de nosotros mismos y escuchar. No imponer sino dejarse guiar.

En nuestro último panel, vimos cómo las personas «lidian con la adversidad». Sarah de Líbano nos recordó que a veces no es fácil dar la bienvenida a los refugiados. Líbano es un país hermoso con gente maravillosa, pero ahora necesita ayuda humanitaria. No tienen los recursos para acoger a otros. ¿Qué podemos hacer para ayudar a los países que soportan demasiada carga? ¿Son a menudo olvidados o pasados por alto? ¿Cómo podemos abogar para que reciban un trato justo?

Tony, al igual que la Hermana Sally anteriormente, señaló la hipocresía y la inequidad de dar la bienvenida a los inmigrantes como una mercancía. Los necesitamos para recoger cultivos con salarios bajos, pero les negamos el derecho a quedarse y construir una vida. Destacó el terrible trato a los niños no acompañados que viola todas las convenciones de derechos humanos.

Jim habló sobre la importancia de la defensa y el uso de todas las plataformas posibles para cambiar el discurso sobre los refugiados. Necesitamos contar su historia y desafiar las suposiciones falsas. Debemos llevar a los refugiados a las mesas de poder y dejar que hablen por sí mismos, como planeamos hacer en las Naciones Unidas en junio de 2023.

Jack nos recordó los horrores de los refugiados desplazados y cómo, incluso en tierra, restringimos sus derechos a vivir, trabajar y prosperar. Sin embargo, luego pasó a mostrar cómo la Familia Vicentina en Australia ofrece comunidad, inclusión, respeto y un lugar seguro de acuerdo con la Doctrina Social de la Iglesia. También, cómo podemos cabildear con éxito ante el gobierno para lograr el cambio.

Con base en lo que hemos escuchado de ustedes y la capacidad organizativa de la Famvin Homeless Alliance, proponemos llevar a cabo siete acciones a partir de esta Conferencia.

  • Ayudaremos a construir una red de vicentinos que trabajan con refugiados y desplazados internos. En apoyo de este objetivo, desarrollaremos una serie de seminarios web y compartiremos kits de herramientas de mejores prácticas en línea. Estos también abordarán temas transversales como la trata de personas, el cambio climático, etc.
  • Empezaremos un programa que ayudará a desarrollar la capacidad de cabildeo a nivel local utilizando las mejores prácticas existentes dentro y fuera de la Familia Vicentina. También desarrollaremos un mecanismo para alimentar nuestras experiencias colectivas a nivel local en campañas de promoción globales más grandes, por ejemplo, la ONU y la UE trabajando con otros socios y redes.
  • Nos aseguraremos de que nuestro ejercicio de mapeo global de la Familia Vicentina se extienda a quienes trabajan con refugiados y desplazados internos y los invitaremos a participar en nuestros foros.
  • Trabajaremos en colaboración con la Oficina de la Familia Vicentina y los Jefes de Familia Vicentina a nivel mundial para asegurarnos de estar mejor preparados para responder en caso de desastres mediante la creación de un protocolo y marco conjunto para garantizar una acción coordinada.
  • Proporcionaremos kits de herramientas y seminarios web para comprender mejor cómo Laudato Si y Fratelli Tutti podrían informar nuestro trabajo y, en particular, la cultura de «encuentro» y «acompañamiento».
  • Ayudaremos a cada miembro de la Familia Vicentina a desarrollar “Proyectos de la Campaña 13 Casas” destinados a apoyar a los refugiados y desplazados internos.
  • Continuaremos respondiendo a la Familia Vicentina organizando Conferencias (como esta) sobre temas específicos. El próximo año en Manila, nos centraremos en los habitantes de los barrios marginales.

Gracias a todos por su participación.

Mark McGreevy, OBE
Grupo Depaul

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This