El Encuentro Nacional de la Familia Vicentina en Brasil plantea la importancia de buscar una nueva línea de actuación

por | Jul 12, 2022 | Noticias | 0 comentarios

Es urgente y necesario motivar y buscar una nueva forma de actuación en la búsqueda de una ayuda más eficaz a los pobres. Esta fue la premisa y la conclusión del Encuentro Nacional de la Familia Vicentina en Brasil, celebrado en Osasco del 17 al 19 de junio, con la participación de 13 ramas de la Familia Vicentina y del padre Flavio José Pereira Tercero, CM, en representación de la Oficina de la Familia VIcentina internacional. En total, unos 50 participantes debatieron temas de actualidad, buscando soluciones para cada una de las 23 ramas de Brasil, bajo el lema «Comunión y participación para servir mejor y vicentinizar la patria grande».

El encuentro se inició con la celebración de Corpus Christi, como es tradicional, y la confección de la alfombra, representando a cada rama presente, mostrando la situación de pobreza que cada una afronta y brindando mensajes motivadores.

Durante los tres días de la Reunión, los participantes conformaron cinco paneles de discusión.

En el primer panel, «Comunión y Participación», presentado por los seminaristas Alisson Medeiros, CM, y Antonio Edilson, RV, se hizo una profunda reflexión sobre el Sínodo de la Iglesia. «Fue importante porque nos hizo volver a nuestras bases, a la comunión. Todos somos hijos de Dios, en comunidad de fe. Nos volcamos en la escucha atenta del Espíritu Santo y la misión de la Iglesia y la nuestra de evangelizar y ayudar a los pobres. El objetivo principal era inspirar a la gente a hacer el camino en la sinodalidad: en la comunión, la participación y la misión», dice Marcia Moreschi, miembro de la Sociedad de San Vicente de Paúl en la Comisión Nacional de la Familia Vicentina.

El 2º panel tuvo como tema «San Vicente y santa Luisa y los fundamentos legales» y, además de hacer una vuelta a los orígenes de la Familia Vicentina, presentó una a una las ramas actuales, que además de rescatar la historia, hizo una actualización de cómo están las obras en este período casi post-pandémico. El mismo carisma, pero con una diversidad de acciones y experiencias ricas que deben ser compartidas mejor.

El tercer panel, por su parte, trajo el tema «Vincentinizar la Patria Grande». Dirigido por el padre Flavio, el panel fue uno de los puntos clave del Encuentro. «Se hizo una profunda reflexión centrada en nuestro carisma, en cómo somos y en quién cuida este gran ámbito que es la Familia Vicentina. La conclusión a la que llegamos es muy sencilla y desafiante. Es necesario afrontar las nuevas realidades y crisis y encontrar una nueva forma de actuar», explicó Marcia.

En este momento, el padre Flavio llamó a los presentes a un desafío muy grande: es necesario recuperar la pedagogía de Vicente de Paúl de mirar la realidad, percibir, analizar, reflexionar y encontrar alternativas para esta nueva forma de actuar. «Quedó muy claro que debemos seguir el camino de la sinodalidad, porque los pobres están ahí y el piloto de este avión, que es cada uno de nosotros, debe tomar los mandos. La pandemia ha afectado mucho a nuestro trabajo en todas las ramas, pero debemos reanudar con fuerza, animar a los que, por una u otra razón, están desanimados, porque los pobres necesitan ayuda como nunca antes —dijo Marcia—. Tenemos que escuchar mirando, y mirar sintiendo», como dijo el padre Flavio.

En su discurso, el Padre Flavio aún destacó la importancia de fortalecer la Familia Vicentina en Brasil, hizo un llamado a comprometerse en todas las confraternidades (educación, psicología, comunicación, etc.) y pasó las prioridades internacionales a los presentes, destacando el Encuentro de América Latina, que tendrá lugar en marzo de 2023 en la República Dominicana.

Dentro de las prioridades, Marcia presentó la Campaña de las 13 Casas a los presentes e hizo un llamamiento para que se amplíe en Brasil. «Hoy tenemos dos proyectos reconocidos por el Comité Internacional, que son el Baño Solidario, hoy en Minas Gerais, y las 13 Casas en el sur del país. Todavía tenemos otras siete iniciativas que se están debatiendo para su aplicación y que pronto, muy pronto, deberán ponerse en práctica y difundirse», explicó. Reiteró que unidos en la Familia Vicentina podemos ser más fuertes y los proyectos de colaboración tendrán mayor impacto y beneficios en la vida de nuestros Maestros y Señores. Subrayó que tenemos que aprender los unos de los otros, tender puentes y volver a estrechar nuestras manos para nuestra misión común.

El 4º panel se dedicó al tema del año temático: «Misión saber cuidar». El cosocio Júnio Elias da Silva Valentim, vicepresidente del Consejo Nacional brasileño de la Sociedad de San Vicente de Paúl (SSVP), hizo una reflexión sobre el saber cuidar de nosotros mismos, del otro y de nuestra misión vicentina. «Un punto muy importante planteado en este panel fue el llamamiento a renovar una nueva misión. Tenemos que salir con aún más ahínco a ayudar a los pobres. Renovar nuestro carisma y avanzar», evalúa Marcia.

El 5º panel trajo «La familia vicentina y la realidad pandémica y post-pandémica», con tres testimonios. La Hermana Sierva de los Pobres de San Vicente, sor María Joana, presentó el trabajo y el informe de la Casa de Acogida local (Casa Ranquines) en Alagoas, que fue tal vez el único apoyo que tuvieron las personas sin hogar durante la pandemia, cuando todo el mundo se recluyó en sus casas y esta población quedó aún más marginada de la sociedad. El segundo testimonio fue la emocionante experiencia del proyecto de Baños Solidarios de la SSVP en Juiz de Fora, que también surgió durante la pandemia y dio cobijo a numerosos hermanos en situación de calle con servicios de higiene personal, alimentación y principalmente la escucha fraterna. El tercer relato fue realizado por Ada Ferreira, miembro del equipo directivo de la Red de Afectos. Contó cómo la SSVP se organizó en ese momento tan delicado para prestar asistencia psicológica a los asistidos en los Hogares, así como a trabajadores y vicentinos. Y también cómo esta labor se extendió a toda la sociedad (a los no vicentinos, incluidos) y se perpetúa hasta hoy día.

La reflexión que aportó en este panel José Claudio Oliveira Filho, de la Asociación de la Medalla Milagrosa (AMM), fue que ahora es el momento de la transición. Como Familia Vicentina, ¿cómo va esta etapa? Terminó con la siguiente frase del padre Tomaz Mavric, CM: «Juntos en la oración, el pensamiento y la acción».

El último panel del encuentro trató sobre «La miseria de los pobres frente a la miseria de nuestra acción». Coordinada por el padre Edson Friedrichsen, CM, la reflexión fue muy profunda y densa. «Este panel solidificó lo que se discutió a lo largo de los otros temas: es necesario cambiar nuestra acción. El padre Edson fue muy asertivo en sus palabras y en su reflexión sobre lo que realmente hemos hecho en estos dos años de pandemia por los pobres. Sí, hemos hecho muchas cosas, dentro de todas las restricciones a las que nos enfrentamos, pero esto seguía siendo muy poco comparado con las necesidades y la miseria de nuestro pueblo. Es urgente reflexionar y cambiar nuestra forma de actuar. Poner nuestro carisma por encima de todo, arremangarnos y buscar formas nuevas y eficaces de llegar a los pobres. Esta es nuestra misión. Este es nuestro carisma», concluye Marcia.

Fuente: https://ssvpbrasil.org.br/

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This