Entrevista al p. Joel Bernardo CM, director ejecutivo de la Oficina de Solidaridad Vicenciana

por | Jul 7, 2022 | Familia Vicenciana, Noticias | 0 comentarios

La Oficina de Solidaridad Vicenciana (VSO) es un programa de prestación de servicios de la Curia General de la Congregación de la Misión. La VSO fue establecida por el Superior General y el Consejo General de la Congregación de la Misión el 15 de junio de 2002 y empezó a dar servicio el 1 de enero de 2003. El objetivo de la VSO es: «Ayudar a la Congregación de la Misión a obtener fondos para su evangelización y servicio a los pobres»

Entrevistamos al p. Joel Bernardo CM, director ejecutivo de la VSO, durante un receso en la Asamblea General de la Congregación de la Misión que se está llevando a cabo en Roma (la entrevista es en inglés, pero hay una transcripción al español después del video):

Transcripción:

Padre Joel Bernardo, Director Ejecutivo de la Oficina de Solidaridad Vicenciana (VSO), ¿cuál es la misión y la visión de la VSO?

La visión de la VSO es construir un espíritu de solidaridad vicenciana, para mejorar la misión desarrollando proyectos en favor de los pobres, mejorar su calidad de vida, el desarrollo integral y la transformación social.

La misión es ayudar a nuestra Congregación en la prestación de estos servicios, la movilización de recursos para estos proyectos, la creación de capacidad y la responsabilidad, especialmente de los recursos que se movilizan para estos proyectos.

¿Cómo funciona la VSO?

VSO funciona como una oficina de desarrollo internacional de nuestra Congregación, para proyectos mundiales. Coordina todos los proyectos, vincula nuestras diferentes unidades de misión con los colaboradores para el desarrollo, moviliza recursos para los proyectos. Es similar a una ONG de desarrollo de nuestra Congregación.

¿Y cuál es el enfoque?

Nuestro enfoque se basa en el principio de solidaridad y subsidiariedad; la subsidiariedad es crear capacidades desde abajo, evaluamos y luego desarrollamos la capacidad de prestar servicios específicos para sus ministerios. La solidaridad consiste en movilizar el apoyo para desarrollar las capacidades desde abajo, estos principios van de la mano. Así que nos dedicamos a crear conexiones, a mantener y sostener buenas relaciones. No se trata de dinero, no se trata de fondos, se trata de relaciones a diferentes niveles, desde las bases, desde abajo hasta los niveles más altos de trabajo en red con los colaboradores para el desarrollo.

¿Qué es el Fondo de Solidaridad Vicenciana y las subvenciones para microproyectos?

Esa es una buena pregunta porque está relacionada con nuestro enfoque, de modo que si el principio es crear conexiones y apoyo solidario, un mecanismo esencial utilizado es el aprovechamiento de recursos. Se trata de una asociación en términos de compartir el coste y los recursos para los proyectos de desarrollo. Tenemos un mecanismo llamado VSF (Fondo de Solidaridad Vicenciana), donde diferentes provincias de nuestra Congregación contribuyen, especialmente las provincias que tienen más recursos, contribuyendo regularmente a la creación del fondo, y ese fondo ayuda a las otras provincias con menos recursos en sus misiones y en sus proyectos de desarrollo. También utilizamos este VSF para obtener recursos de otros donantes o socios de desarrollo. Así que en realidad no promovemos pidiendo y mendigando todo. Es como una nivelación. Así que compartimos nuestros recursos, intentamos igualar sus recursos. En realidad, hay otro mecanismo que utilizamos. Lo llamamos el esquema de fondos de contrapartida. Así que el VSF nos sirve de resorte para igualar fondos con otros socios. Ahora bien, el microproyecto es, yo diría, un mecanismo muy especial que utilizamos. Creamos una plataforma de microdonaciones para pequeños proyectos. Por eso se llama Micro, en el rango de 5.000 dólares y menos. Así que es diferente del típico proyecto porque es más pequeño, es más rápido, implica servicios directos o proyectos que benefician directamente a los pobres y es fácil de entregar. Pero hay un gran potencial de ampliación. Así que consideramos los microproyectos como proyectos catalizadores que pueden ayudar a desarrollar su capacidad, es decir, la capacidad subsidiaria desde abajo. Y una vez que hayan creado la capacidad, serán capaces de progresar. Y como proyectos catalizadores, estamos visualizando estos proyectos a pequeña escala desde abajo, no como proyectos aislados, sino para aumentar el impacto cuando consolidemos o construyamos el efecto que pueda crear la transformación. Y, en realidad, nuestra visión es la de lo que llamamos un nivel de cambio sistémico por el que podamos abordar los factores estructurales por los que los pobres siguen siendo pobres, las trampas de la pobreza y todos los problemas estructurales e injusticias sociales. Así que no subestimamos la capacidad de un proyecto de 5.000 dólares porque estos microproyectos pueden catalizar el cambio. Así que animamos a nuestros cohermanos a que empiecen con un microproyecto, no a que vayan a lo grande de inmediato. Se trata de crear capacidad, solidaridad, basada en la subsidiariedad, de forma gradual, y hasta ahora, en los últimos 20 años al menos, cada año realizamos probablemente una media de 16 a 20 microproyectos al año en diferentes lugares utilizando las contribuciones de las provincias en el VSF. Así es como interactúan el microproyecto del VSF y el plan de fondos de solidaridad.

Última pregunta. ¿Cuáles son los retos del futuro?

Este año celebramos el 20º aniversario de VSO. La VSO ha cumplido 20 años y estamos deseando ampliar la escala hacia una dirección más estratégica. En términos prácticos, nos gustaría centrarnos más en las cuestiones de la agenda de desarrollo regional que realmente afectan a los pobres, como la agenda global del cambio climático, los sin techo, los desplazamientos, incluso la guerra y la violencia. Todas estas estructuras y cuestiones. Y también nos gustaría ampliar nuestra asociación con los socios de desarrollo, los socios de desarrollo más grandes. Por supuesto, también construir las capacidades de las bases. Así que estamos intentando negociar un cambio de paradigma en la asociación. No sólo una asociación basada en proyectos individuales o a pequeña escala, sino una asociación basada en acuerdos a más largo plazo para perseguir una agenda de desarrollo común o compartida. Y hay algunos socios que se han mostrado receptivos a este tipo de esquema, una asociación más estratégica a largo plazo hacia proyectos de mayor impacto y desarrollo en favor de los pobres. Esta es nuestra tarea a partir de este año. Pero, por supuesto, sin olvidar lo que hemos empezado y hecho hasta ahora. Pero es más bien una ampliación y no es fácil. Es más fácil decirlo que hacerlo. Pero teniendo en cuenta el impulso que hemos construido hasta ahora en los últimos 20 años y con la providencia de Dios en el trabajo duro y la orientación de San Vicente y nuestra marca de —no quiero presumir— la marca vicenciana de recursos organizados, no sólo la forma aleatoria de la prestación de servicios con esta herencia, y la opción por los pobres, supongo que no hay otra manera de seguir adelante.

Muchas gracias, Padre.

Un placer.

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This