Cómo me ayuda mi mujer a vivir mi vocación de padre

por | Jun 19, 2022 | Formación | 0 comentarios

Las vidas de los santos siempre han inspirado mi camino de fe y mis diversas vocaciones. Como esposo y padre, recurro al matrimonio del beato Federico Ozanam y Amelia Soulacroix. Ozanam es el principal fundador de la Sociedad de San Vicente de Paúl y sirvió a los más vulnerables en el París del siglo XIX. Federico y Amelia fueron también padres de su hija María. Antes de su boda, en 1841, él le escribió: «Te doy la voluntad de un hombre, una voluntad recta y honesta, la voluntad de ser bueno para hacerte feliz».

Estas palabras siguen resonando en mí cuando intento cumplir la promesa de Ozanam con mi propia esposa, Suzie. He sido bendecido con una compañera increíble, que supera sus propias dificultades de salud y lidera con un corazón justo para todos, especialmente para los más vulnerables de nuestra sociedad.

Rezo para que mis dos hijas, de 5 y 2 años, sean tan valientes y cariñosas como su madre. Y rezo para que encuentren en sus relaciones a quienes las amen y cuiden, como yo lo hago con ellas y con su mamá.

A medida que se acerca el Día del Padre, he ido reflexionando sobre el papel que mi amada ha desempeñado en mi vida, apoyándome para ser la mejor versión de mí mismo. Espero que mientras lees esto, si también estás llamado a la vocación del matrimonio y la paternidad, confíes en las palabras de Pablo a Corinto cuando les recuerda las palabras de Isaías 64,3: «Lo que el ojo no ha visto, ni el oído ha oído, ni ha entrado en el corazón humano, lo que Dios ha preparado para los que le aman (1Cor 2,19)».

Y para aquellos que han sido bendecidos con su propia pareja amada como yo, que esta reflexión les recuerde felizmente el gran regalo con el que Dios les ha bendecido para acompañarles durante esta única y preciosa vida.

Después de 12 años de matrimonio, y 15 años juntos, hay innumerables historias que compartir. Destaco brevemente tres, con gratitud y amor en la oración.

Amor desde la primera canción

En nuestra segunda cita, Suzie y yo nos acercamos a un pub irlandés conocido por cocinar las mejores hamburguesas de Queens. Mientras buscaba una plaza de aparcamiento con la radio encendida, oí a Suzie cantar por primera vez. La canción que sonaba en la radio era la versión de Loggins y Messina de 1971 de «Danny’s Song», en la que la letra reflexiona sobre un padre que espera su primer hijo.

Fue uno de los primeros momentos en los que pensé en ella como posible madre, y casi podía oírla cantando estas mismas palabras a nuestros futuros hijos.

“Y aunque no tengamos dinero
estoy muy enamorado de ti, cariño,
y todo traerá una cadena de amor.
Y por la mañana, cuando me levanto,
traes una lágrima de alegría a mis ojos
y me dices que todo va a estar bien».

Desde entonces, ella ha vivido el mensaje de esa canción todos los días, discerniendo sus diversas vocaciones como educadora, investigadora, defensora de los más desfavorecidos y, sí, madre. Suzie también ha apoyado mi discernimiento vocacional: mientras pasaba por varios años de rechazos de propuestas de libros, ella me recordaba «que todo va a salir bien». Y cuando los libros empezaron a publicarse, ella estuvo a mi lado con amor y apoyo.

Más detalles

Cuando nuestra primera hija, Shea, tenía 18 meses, se salió de la cuna y se golpeó la cabeza. Suzie estaba en una entrevista de trabajo en Atlanta, GA, y nosotros estábamos en casa en Queens, NY. Era la primera vez que se alejaba de Shea.

La situación empeoró cuando Shea empezó a mostrar signos de conmoción cerebral. Corriendo al hospital, Shea estaba angustiada y no podía consolarla mientras conducía. Llamé a Suzie y, metida en un aseo en un momento entre dos entrevistas, se puso a cantar por teléfono. En cuestión de segundos, Shea se calmó. Esa misma voz que escuché cantar 10 años antes era la que ahora traía la paz a nuestra hija.

Afortunadamente, Shea estaba bien. Esa noche, mientras abrazaba a mi preciosa hija, reflexioné sobre cómo Dios nos llama a desempeñar diferentes papeles para diferentes personas. Aunque me sentía fatal por lo ocurrido, sabía que era un buen padre y que tenía otras habilidades que beneficiaban a mi hija, como hacerla reír o cocinar sus comidas favoritas. Reconocí cómo mi mujer y yo nos complementábamos para crear un hogar seguro y reconfortante para nuestras hijas y para nototros.

Pienso en la Sagrada Familia, y en cómo María y José influyeron en Jesús. Rezo para que nosotros también podamos caminar en la fe y crear un hogar arraigado en el amor a Dios y el amor mutuo.

Acto en soledad

Nuestra segunda hija, Lily, nació al comienzo de la pandemia de Covid-19. Me quedé en casa con Shea mientras Suzie traía a Lily al mundo sola, a nueve millas de distancia, en un hospital local. Gracias a la tecnología y a una enfermera dispuesta, presencié el nacimiento de Lily a través de FaceTime.

Mientras miraba a mi esposa sostener a nuestra nueva hija contra su pecho, me acordé de otro texto de Federico Ozanam, después del nacimiento de su hija:

Querido amigo, tú conocerás esas emociones, cuando al final de varias horas de dolores horribles cuya vista apenas se puede soportar, se oye al fin el último grito de la madre y el primero del recién nacido, cuando se ve aparecer de repente esa pequeña criatura, pero esa criatura inmortal de la que uno es responsable, ¡ah!, llega entonces al fondo de las entrañas no metafóricamente, sino realmente, físicamente, no sé qué cosa terrible y soberanamente exquisita. Tiene lugar una perturbación de todo el organismo y del alma entera, y se siente como si la mano de Dios te revolviera interiormente y te dejara un corazón renovado.
Carta de Federico Ozanam a Ernest Falconnet, del 2 de enero de 1846

Mientras oía los primeros llantos de nuestro bebé y veía a Suzie calmarlo con delicadeza, sentí un amor que nunca antes había sentido. Nunca supe que podía amar así, como si nunca hubiera conocido un amor semejante. Yo también estaba siendo remodelado interiormente a medida que mi vocación de esposo y padre se reforzaba y continúa afirmándose en cada abrazo, cambio de pañales y comida preparada. Al lado de Suzie, nosotros, como Federico y Amelia, creamos y alimentamos la vida en nuestra continua vocación compartida de amor.

En este Día del Padre, mientras reflexiono sobre aquellos como Ozanam y otros mentores y líderes espirituales, es Suzie, mi compañera, la que quizás ha modelado, más que nadie, cómo vivir una vida extraordinaria de amor. Rezo para que todo el mundo encuentre su «anam cara», o «amiga del alma», como yo lo he hecho con mi amada. Y rezo, como escribió Ozanam a su esposa, para poder «dar a mi mujer la voluntad de ser bueno, para hacerla feliz».

El Dr. Jimmy Walters es el autor de «Batter Up: Answering the Call of Faith & Fatherhood» (NCP 2022) y «Dreams Come True: Discovering God’s Vision for your Life» (NCP 2020). Walters es también el Director del programa de Becarios Católicos, del Ministerio de Residencias y de los Retiros en la Universidad vicenciana de St. John. Es profesor, autor y conferenciante centrado en la espiritualidad y el liderazgo. Está casado con el amor de su vida, Suzie, y tienen dos hijas maravillosas, Shea y Lily.

Fuente: Busted Halo

El autor con su familia

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This