«Llamada desconocida»… el Cuerpo de Cristo

por | Jun 18, 2022 | Formación, John Freund, Reflexiones | 0 comentarios

Si tienes un teléfono móvil, es seguro que has recibido un buen número de «llamadas desconocidas». Es una opción muy útil en la mayoría de los teléfonos. Señala la posibilidad de que la persona que llama sea un spammer o un vendedor, o ambos.

Pero también puede significar la pérdida de llamadas importantes.

Estaba esperando una llamada importante de uno de mis muchos médicos. Pero la perdí.

Olvidé que había configurado mi teléfono para enviar las llamadas desconocidas al purgatorio del correo de voz. A veces envío esas llamadas directamente al infierno de los vendedores, la lista de spam.

Una versión bíblica de «Llamada desconocida»

Jesús cuenta la historia de dos grupos de personas que preguntaron «cuándo»… «¿cuándo llamaste?».

Su poderosa respuesta fue sencilla: ¿Acogisteis o no esa llamada mía?

La escena del juicio en Mateo 25 fue una de las dos historias favoritas que Vicente de Paúl entendió a un nivel muy profundo (la otra fue Lucas 4. ¡Allí anunció cuál era su misión!)

El primer grupo le preguntó cuándo te habíamos visto hambriento, desnudo, en la cárcel o sin hogar. Su respuesta… cuando no respondiste a las llamadas que no reconociste como mías.

Al segundo grupo se le dijo que respondían a las llamadas de Dios en las llamadas de personas que estaban fuera de su círculo de llamadas cómodo y familiar.

La larga tradición de responder a las llamadas de «personas desconocidas»

Ahora que celebramos de nuevo la fiesta del Corpus Christi, deberíamos fijarnos también en las llamadas realizadas por los santos y los papas.

San Juan Crisóstomo se centra en la relación entre la Eucaristía y los pobres con palabras desafiantes:

¿Queréis honrar el cuerpo de Cristo?

Entonces no lo desprecies cuando lo veas desnudo entre los pobres; ni lo honres aquí, en el templo, con ofrendas extravagantes, si al salir lo abandonas a su frialdad y desnudez.

Porque el mismo que dijo: «Esto es mi cuerpo», y con su palabra puso de manifiesto todo lo que dijo, también afirmó: «Tuve hambre, y no me disteis de comer», y más tarde, «todo lo que no hicisteis por uno de estos pequeños, no lo hicisteis por mí».

¡Palabras potentes! ¿Es esto lo que San Vicente tenía en su corazón y en su mente cuando dijo:

Nosotros no debemos estimar a los pobres por su apariencia externa o su modo de vestir, ni tampoco por sus cualidades personales, ya que, con frecuencia, son rudos e incultos. Por el contrario, si consideráis a los pobres a la luz de la fe, os daréis cuenta de que representan el papel del Hijo de Dios, ya que él quiso también ser pobre.

El papa san Pablo VI:

La presencia real de Cristo, que se oculta en el pan y el vino, se manifiesta visiblemente en su presencia social en los pobres, que son el signo y la imagen de su pasión permanente en el mundo.

El beato Federico Ozanam:

Vosotros [los pobres] sois nuestros amos y nosotros seremos vuestros servidores, vosotros sois para nosotros las imágenes sagradas de ese Dios al que no vemos, y, no sabiendo amarle de otro modo, lo amaremos en vuestras personas.

¿No es esto lo que vemos hacer al papa Francisco de tantas maneras mientras viaja por el mundo?

¿Escuchamos realmente las llamadas de los pobres… o enviamos sus gritos al buzón de voz o a las carpetas de spam?

Publicado originalmente en Vincentian Mindwalk

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This