Desde un punto de vista vicenciano: Todos son bienvenidos

por | May 29, 2022 | Formación, Patrick J. Griffin, Reflexiones | 0 comentarios

En la mitad de los Hechos de los Apóstoles (c. 15), encontramos uno de los primeros problemas de exclusión en la joven comunidad cristiana. Se nos presentan los acontecimientos de lo que llegó a llamarse el «Primer Concilio de Jerusalén», aunque los participantes difícilmente lo considerarían así. Esta controversia persiguió a Pablo durante todo su ministerio.

La cuestión era la siguiente. (Casi) todos los primeros cristianos eran judíos. Habían aprendido a creer en Jesús y llegaron a entenderlo a través de la lente de su fe ancestral: el judaísmo. Incluso algunos líderes entre los fariseos entraron en la Iglesia. Provocan la polémica del momento. Algunos de ellos insisten en que los no judíos (es decir, los gentiles) deben convertirse en judíos antes de poder ser cristianos. Esto, por supuesto, significaba la circuncisión para los hombres, y el aprendizaje y la obediencia del Código Mosaico para todos.

Se podría haber esperado que Pablo, que había sido el más estricto de los judíos, apoyara esta posición, pero fue todo lo contrario. Su posición era que el cristianismo debía acoger a todos los hombres y mujeres sin más condiciones que la de aceptar a Jesucristo como Señor. Se convierte en la voz más firme de la Iglesia primitiva para esta posición, y es la que finalmente triunfa.

Aquí encontramos una lección. Incluso en el cristianismo, y hasta desde sus primeros días, ha habido a veces un esfuerzo por poner límites y exigir condiciones a los que quieren formar parte de nosotros. Es de esperar que la mayoría de la gente lo haya hecho con buena voluntad, pero eso no hace que la práctica sea menos hiriente o equivocada. El intento trata de asegurar, de un modo u otro, que las personas se parezcan a mí para poder formar parte de mi grupo, ya sea física, política o espiritualmente.

Te invito a pensar en ello. ¿Establecemos límites que excluyen a las personas o ideas que difieren de las nuestras? ¿Preparamos aros por los que la gente debe pasar para unirse a nosotros? ¿Tenemos miedo al cambio y a las nuevas ideas, a las obras diferentes y a otras formas de rezar? ¿Dejamos que el Espíritu se pasee libremente por nuestras mentes y corazones y que dirija de forma creativa nuestros planes y acciones? A veces justificamos nuestras decisiones en lo que es mejor para X o Y. Sin embargo, cuando somos sinceros con nosotros mismos, y cuando nos tomamos tiempo para reflexionar detenidamente mientras llevamos el asunto a la oración, podemos ver que otros criterios también influyen en nuestro pensamiento.

No sugiero que carezcamos de convicciones, pero hay otras formas de expresar y vivir estos valores, otras expresiones de nuestras creencias que pueden estar adecuadamente condicionadas por la edad, la cultura y el contexto. Podríamos considerar esto como parte del esfuerzo de purificación que describe nuestro Evangelio.

Uno de los verdaderos dones de Vicente y Luisa fue que no se dejaron atar por las restricciones de su tiempo. Estaban dispuestos a hacer las cosas de forma diferente, implicando a personas e instituciones diversas. Nadie sería más fiel a las enseñanzas de la Iglesia, pero también vieron nuevas posibilidades: en la vida consagrada, en la formación del clero, en la predicación del Evangelio. Apoyaban al gobierno real y a sus instituciones, pero veían los estragos de la guerra, y los daños del favoritismo, y la injusticia que sufrían los indefensos. Vicente y Luisa eran ese tipo de personas. Los prejuicios contemporáneos no les detuvieron. Vicente nos anima con las palabras: «El amor es creativo hasta el infinito».

Como Familia Vicentina, estamos bendecidos. Nuestra diversidad hace posible que hagamos mucho del bien que hacemos. A través de una reflexión honesta y abierta, reconocemos el valor de las nuevas ideas y otras formas de hacer las cosas. Recemos para que podamos acoger a todos aquellos que se acercan a nosotros con buena voluntad y que nos ofrecen formas creativas de responder al mensaje del Evangelio. Nuestros criterios más profundos y mejores nos impulsan a proclamar a Jesús como Señor y nos animan a seguirle con la entrega total de nosotros mismos en nuestro servicio a los pobres. Cualquiera que recorra ese camino con nosotros es bienvenido. Es hermano o hermana para nosotros.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This