Evangelio y Vida para el 27 de mayo de 2022

por | May 27, 2022 | Evangelio y Vida, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

La mujer se siente afligida cuando está para dar a luz, pero después que ha nacido la criatura se olvida de las angustias«

Hech 18, 9-18; Sal 46; Jn 16, 20-23.

He tenido la oportunidad de acompañar a alguna mamá en el momento del parto. Recuerdo ese momento doloroso, pero con respeto y emoción guardo en mi corazón el momento indecible en que ella oye el llanto de su bebé recién nacido y su corazón se llena de alegría. En ese momento la expresión de los ojos de la mamá es bellísima, difícil de describir: dulzura, plenitud, alegría…

Así también “ustedes ahora -dice Jesús- sienten tristeza, pero yo los volveré a ver y su corazón se llenará de alegría, y nadie les podrá arrebatar ese gozo”.

No escuches al desánimo que te dice: “no luches”; ni al fracaso que te dice: “no lo intentes”. Sólo escucha a Dios que te dice: “no te rindas, Yo estoy contigo”.

Es delicioso tener la experiencia de trabajar junto con Jesús. Así como el movimiento se demuestra andando, esta experiencia de trabajar con Jesús se tiene, por ejemplo, en la comunión eucarística, en los momentos que decides salir de ti para ir al encuentro del dolor del otro, cuando te detienes con respeto ante un pobre para ayudarle a rescatar su dignidad.

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Autor: María Luisa Fuentes Quesada HC

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This