Desde un punto de vista vicenciano: Ver y creer

por | Abr 30, 2022 | Formación, Patrick J. Griffin, Reflexiones | 0 comentarios

En las lecturas bíblicas durante el tiempo de Pascua, a veces parece que las dos posturas de «ver» y «creer» se excluyen mutuamente. El relato de Tomás en la reunión con los apóstoles después de la Resurrección pretende destacar la importancia de creer sin ver. Es bastante enfático::

«Hemos visto al Señor». Pero él [Tomás] les contestó: «Si no veo en sus manos la señal de los clavos y no meto mi dedo en el agujero de los clavos y no meto mi mano en su costado, no creeré».

La negativa inicial de Tomás a dar este paso le vale el título de «Tomás el incrédulo».  Sin embargo, no estoy convencido de la dura distinción entre estas dos vivencias. A veces, de hecho, ver abre la puerta a la fe; y a veces creer mejora la visión. Sabemos que esto es cierto. Están relacionados.

La gente llega a creer cuando ve a otros que viven la vida cristiana con fidelidad y sin artificios. La gente llega a creer cuando escucha el mensaje del Evangelio proclamado con sinceridad y convicción. Abrir los ojos al testimonio de la gente buena en nuestro mundo puede llevar a una creencia más profunda y enriquecida. La gente nos muestra con sus palabras y acciones lo que significa creer en Cristo y permitirle ser el centro de sus vidas. ¿Cuántas veces has visto personas rectas cuya bondad lleva a otros a una fe más profunda? Ese es todo el mensaje de los santos.

Y, a veces, creer lleva a ver. Cuando creemos, nuestra vista puede volverse más precisa y aguda (¡recuerda cuántas veces, en los relatos posteriores a la resurrección del Nuevo Testamento, la comunidad no reconoció al Señor resucitado porque aún no creía que estuviera vivo! Pero una vez que abren los ojos, ven a Cristo por todas partes). Creer que Cristo está vivo y activo en nuestro mundo permite a la gente experimentarlo en actos de bondad, en palabras de perdón y en signos de esperanza. Saber que Cristo vive en los pobres y afligidos permite que los corazones sensibles lo vean allí y reaccionen a su llamada al servicio. Creer que Cristo está presente en la Eucaristía nos permite escucharlo y verlo entre nosotros, y sacar fuerzas de él. Creer que Cristo está presente en el sacramento de la reconciliación nos permite aceptar su perdón y la gracia para una vida cambiada.

La encarnación celebra el hecho de que Dios se hizo uno de nosotros, con todos nuestros sentidos y capacidades humanas, para encontrarse con nuestro mundo. La creación revela la bondad y la grandeza de nuestro creador y nos invita a reconocer la belleza y el equilibrio que le da vida. La visión acompaña a la creencia, a veces guiando el camino, y otras veces ilustrando las percepciones. Como hacen a menudo los apóstoles, Tomás nos invita a recordar al Señor, que se presenta entre nosotros de diferentes maneras y a través de diversos prodigios.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This