Evangelio y Vida para el 24 de abril de 2022

por | Abr 24, 2022 | Evangelio y Vida, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

La misericordia del Señor es eterna. Aleluya

Hech 5, 12-16; Sal 117; Apoc 1, 9-19; Jn 20, 19-31.

Desde el 23 de mayo del 2000, por indicación de Juan Pablo II, la fiesta de la Divina Misericordia es el segundo domingo de Pascua.

El perdón real de los pecados se hace presente en el sacramento de la reconciliación, encuentro privilegiado con la divina misericordia. También en lo cotidiano, cuando perdonamos las ofensas como Dios nos perdona. Otra experiencia de pedir perdón es, por ejemplo, el programa AA, que dedica seis de los doce pasos para admitir defectos, pedir humildemente ser librados de ellos, reparar el daño –cuando es posible y hace bien– que esos defectos han causado; reconocerlos para corregirlos en cuanto aparezcan.

En el evangelio podemos captar los gestos de misericordia de Jesús: en vez de reclamar acepta a Tomás, un amigo que está triste. ¿Qué hace Jesús? Muestra sus heridas de manos, pies y costado, precio del rescate por nuestros pecados.

Hoy seguimos mirando las llagas de Jesús, seguimos tocando sus heridas cuando servimos a los pobres. San Vicente llama a los pobres “miembros dolientes de Cristo”. En ellos podemos mirar y tocar la misericordia del Señor.

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Autor: Alicia Margarita Cortés C. HC

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This