Evangelio y Vida para el 21 de marzo de 2022

por | Mar 21, 2022 | Evangelio y Vida, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

Ningún profeta es aceptado en su tierra

2 Re 5, 1-15; Sal 41; Lc 4, 24-30.

Jesús tuvo que enfrentar muchas veces la violencia y la crueldad. Desde su nacimiento sus padres tienen que ponerlo a resguardo de las garras de Herodes; vivió su infancia y juventud en la pobreza y marginación, que son crueles en sí mismas; al inicio de su vida pública, en Nazareth su pueblo, está a punto de ser linchado, como leemos hoy en el evangelio; tiene que salir huyendo y no volver nunca. Durante todo su ministerio será acosado continuamente hasta que el cerco de violencia se cierre en torno a él, al final, con la crucifixión.

Jesús, el más bondadoso y pacífico de los hombres, que “pasó por el mundo haciendo el bien”, no pudo escapar de ser víctima de la violencia, ese veneno que corrompe el corazón del hombre y que lo confunde y lo hace ver a los demás como enemigos a vencer, derrotar, aplastar, masacrar; esa pasión perversa que lleva a algunos hombres a atentar contra la integridad y la vida de sus semejantes.

En unas semanas celebraremos la pasión y muerte de Jesús; seremos testigos del grado absurdo al que puede llegar un corazón cegado por el odio y el rencor. Revisemos nuestra vida. Renunciemos definitivamente a todo tipo de violencia y de crueldad.

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Autor: Silviano Calderón S. C.M.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This