«Nadie es tan pobre que no pueda dar, ni tan rico que no pueda recibir»

por | Mar 19, 2022 | Confraternidades, Espiritualidad y práctica espiritual, Formación | 0 comentarios

Alguna vez escuché, no recuerdo dónde ni quién fue, que ”NADIE ES TAN POBRE QUE NO PUEDA DAR NI TAN RICO QUE NO PUEDA RECIBIR”.

Siento que es tan real esta frase, cada vez que escucho expresiones como estas: ¡Que Dios te bendiga!, ¡que Dios te dé salud!, ¡que Dios te cuide!, ¡que Dios te recompense!, ¡que Dios te dé más!, expresiones que a diario brotan espontáneamente de hermanos migrantes, a quienes podemos brindar, con amor y respeto, una comida nutritiva que les ayude a aliviar el hambre, algunas veces después de varios días de haber comido algo.

Escuchar estas frases de personas que sólo tienen lo que llevan puesto y un pequeño maletín o bolso, pero que llevan el alma y el corazón cargado de ilusiones, sueños y esperanzas de una tierra más justa y solidaria, donde el desarraigo no sea la única alternativa para vivir con dignidad, me hace pensar en esta frase que les compartía al principio, en cómo este gesto solidario que les brindamos cada día puede ser tan grande para ellos y que les hace pensar y recordar la presencia de Dios, como el Padre bueno, que está atento a sus hijos que lo invocan desde el corazón.

Nosotras acogemos estas palabras como el regalo más grande, porque al dar también nosotras recibimos.

En esta misión tan vicentina podemos reconocer y sentir que es Dios mismo quien día a día nos va impulsando a continuar la tarea encomendada y a la que con todo el amor que tenemos, queremos seguir respondiéndole.

La alegría de poder realizar este servicio fuerte, pero convencidas que esta obra es de Dios, y no nuestra, lo hemos podido experimentar a fines del año 2021 y a principios de este año 2022, cuando dos de las tres hermanas que constituimos la comunidad tuvimos unos días de visita a nuestras familias. La única hermana que quedó, ayudada unos días por una hermana de paso, continuaron con la atención a migrantes, no deteniéndose a la caridad de Cristo, hacia estos hermanos nuestros.

Por ello sentimos que esta obra es muy querida por Dios, que es obra suya. Así, a través de personas con nuestras fragilidades humanas, Dios quiere hacerse presente, en esas historias de vida marcada por situaciones de pobreza, de sufrimiento que puedan hacer vulnerables a la cantidad de migrantes que cada día tratan de cruzar las fronteras en busca de vida mejor.

Es con sentimientos de gratitud hacia Dios, quien nos permite un año más continuar nuestra misión en frontera. Procurando que nuestros gestos hacia ellos, nos permitan hacer presente el reino de Dios en un mundo donde el egoísmo, la avaricia amenazan constantemente quebrantar la paz de la humanidad.

Dios nos conceda la gracia de ser generadoras de vida.

Sor Carmen Julia Morales Luna
Hija de la Caridad
Huaquillas, Ecuador

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This