Evangelio y Vida para el 3 de marzo de 2022

por | Mar 3, 2022 | Evangelio y Vida, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

“El que quiera seguirme, niéguese a sí mismo…”

Dt 30, 15-20; Sal 1; Lc 9, 22-25.

Para entrar en el Reino de Dios, que es el Reino del amor, Jesús nos indica un camino que, paradójicamente, se inicia “negándose uno a sí mismo”. Es la puerta por la que el verdadero discípulo puede entrar, de verdad, a la vida de amor. El camino hacia la dicha atraviesa el Calvario. En el evangelio de hoy Jesús anuncia su muerte y resurrección, mostrándonos que a la luz se llega cruzando la oscuridad, que la felicidad, el consuelo, la paz y la pureza del corazón (es decir, “la bienaventuranza”) se consiguen por caminos tortuosos, de renuncia y aparente derrota.

Nuestro “ego” tiende a encerrarse en sí mismo, a buscarse, a afirmarse frente a los demás. Sin embargo, Jesús nos dice que, renunciando a ese “ego-ísmo” es como se revela nuestro verdadero ser luminoso. ¿Qué pide Jesús cuando habla de “negarse a sí mismo”? Pide negarse a sí mismo como ídolo, es decir, renunciar a ser yo mi propio ídolo, el principio y fin de todo. El mandamiento primero del Decálogo condena, fundamentalmente, la idolatría: “Escucha, Israel, el Señor nuestro Dios es uno solo. Amarás al Señor, tu Dios…”. La “egolatría” es la forma más sutil y más común de “idolatría”. Y la más contraria al evangelio.

Fuente: «Evangelio y Vida», comentarios a los evangelios. México.
Autor: Silviano Calderón S. C.M.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This