Entrevista con Pat Regan, del Apostolado del Cenáculo Misionero (MCA)

por | Feb 21, 2022 | Familia Vicenciana, Noticias | 2 comentarios

Pat, ¿puedes contarnos brevemente la historia de MCA y explicarnos el vínculo con la Familia Vicenciana? ¿Cuál es su carisma y su finalidad?

El Apostolado del Cenáculo Misionero (ACM) es una asociación internacional de fieles laicos formada por hombres y mujeres católicos de todas las profesiones y condiciones sociales que se comprometen a seguir las huellas de Jesús y los apóstoles en todos los aspectos de su vida. En palabras del papa Francisco, ¡somos «discípulos misioneros»! El MCA fue fundado en 1909 en Brooklyn, NY por el padre Thomas Augustine Judge, un sacerdote de la Congregación de la Misión.

¿Qué significa ser parte del Cenáculo? ¿Cuántos son sus miembros hoy en día y dónde están ubicados?

La visión del p. Judge era que fuéramos apóstoles en lo que él llamaba la «providencia de la vida diaria». Nuestra Regla de Vida nos llama a vivir nuestras vidas de tal manera que busquemos primero glorificar al Dios Trino. Nuestra misión específica es la preservación de la fe en aquellas áreas y entre aquellas personas que están espiritualmente descuidadas y abandonadas. Nuestro principal esfuerzo es desarrollar un espíritu misionero en otras mujeres y hombres laicos. En nuestra vida cotidiana, buscamos oportunidades para servir a los demás, especialmente a los que no experimentan el amor de Dios. Nos esforzamos por vivir las enseñanzas del Evangelio en nuestros hogares, nuestras comunidades y en nuestros lugares de trabajo y recreación, como una forma de construir el reino de Dios y dar testimonio de la vida apostólica a los demás. Hoy día, el Apostolado del Cenáculo Misionero cuenta con más de 500 asociados que viven en todos los Estados Unidos y en Puerto Rico, México, Costa Rica y El Salvador.

En enero de 2020 participaste en el encuentro en Roma de todas las Ramas de la Familia Vicenciana: después de casi dos años, ¿con qué te quedas de ese encuentro?

Dos años después, sigo sintiendo la gracia de ese momento especial en el que los líderes internacionales de la Familia Vicenciana se reunieron en Roma. Conocer a hombres y mujeres de todo el mundo que comparten la espiritualidad vicenciana fue, como mínimo, inspirador. Aunque cada una de nuestras instituciones es singular, todos encarnamos el hermoso carisma que nos dejó san Vicente. Salí de ese encuentro con un renovado sentido de gratitud por haber sido llamado a vivir mi vocación bautismal en una asociación de laicos fundada por un sacerdote vicenciano que creía que cada católico está llamado a ser un «apóstol en la providencia de la vida diaria». Esa sencilla frase me ha interpelado durante los últimos 30 años y espero que siga interpelándome. Me siento muy bendecido al saber que formo parte de algo más grande que mi propia asociación de laicos: la Familia Vicenciana.

Elena Grazini

Etiquetas:

2 Comentarios

  1. Mildred Vázquez

    Que bendición de ser parte de ese encuentro, porque nos une más a la familia espiritual de Padre Tomás Agustín Judge.

    Responder
  2. Margaret A Flanagan

    It is wonderful to see this here, letting the world know about the Missionary Cenacle Family and especially the lay branch, the Missionary Cenacle Apostolate.

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This