Este poema es imaginar a Cristo hablándonos porque hemos descuidado del hermano, del pequeño, porque no le hemos tratado con dignidad, porque no hemos recordado que él está en todos los que sufren en el mundo.

Os doy mi paz

Me habéis desfigurado el rostro
y nunca he obrado con violencia.

Me habéis traspasado las manos
y con ellas yo sanaba y trabajaba.

Me habéis traspasado los pies
y con ellos caminé haciendo el bien.

El oprobio y la ignominia
se ensañaron con mi inocencia.

Aún con todo y el rechazo,
he pedido que mi Padre os perdone.

No os ensañéis con los pequeños,
no tiranicéis a los humildes,
no calumniéis a los inocentes.

En ellos aún estoy,
en ellos sigue mi rostro
que vos seguís maltratando.

Buscadme que estoy vivo,
seguidme que soy vuestro Señor.
No temáis, abridme vuestras puertas.

Os visito para que tengáis vida,
Os conservo en el amor.
Recibidme e invocadme,
os doy mi paz.

P. Pablo González Sandoval C.M
Chile

Etiquetas:

2 Comentarios

  1. Consuelo Cortés

    Qué lindo poema!! Qué importante ver el rostro de Dios en todos los necesitados y en los más débiles! Felicitaciones Padre Pablo!!

    Responder
    • Carolina Poblete

      Hermoso Padre Pablo!!!👏👏👏Su poema nos recuerda que donde hay un necesitado, es Dios personificado. No hay que ignorarlo. Felicitaciones Padre

      Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This