Entrevista con sor M. Massimiliana Proykova – Hermanas Eucaristinas

por | Ene 17, 2022 | Familia Vicenciana, Noticias | 0 comentarios

1. Sor Massimiliana: la suya es una congregación religiosa de mujeres de rito bizantino, fundada por el padre Giuseppe Alloatti. Estáis en Sofía, Bulgaria. ¿Puede hacernos un resumen de su historia?

Somos las Hermanas Eucaristinas, una congregación religiosa de rito bizantino-eslavo y estamos felices de formar parte de la gran Familia Vicenciana. Por el momento estamos en Bulgaria, donde se encuentra la Casa General, y en Macedonia del Norte.

Nuestra congregación fue fundada en 1889, en las fronteras de Bulgaria, en Tesalónica. En aquella época, la principal ciudad de Macedonia aún formaba parte del Imperio Otomano. En aquel momento, la Iglesia Ortodoxa Búlgara estaba bajo el dominio de la Iglesia Ortodoxa Griega.

Pocos años antes, un joven misionero de la Congregación de la Misión, recién consagrado, fue enviado a ayudar a sus hermanos en su misión de Tesalónica. Ese misionero era el padre Giuseppe Alloatti, que fue proclamado Siervo de Dios el pasado 16 de junio. Nacido en Villastellone, pasó su infancia y juventud en Turín, conocida como la ciudad del Santísimo Sacramento. En Tesalónica encontró un pueblo y una iglesia pobres, donde los fieles y el clero no tenían formación religiosa. Fue una época difícil, tras la unión de la Iglesia Ortodoxa Búlgara con Roma en el año 1860, y los que permanecieron fieles a esta unión encontraron muchos obstáculos. El padre Alloatti sufrió mucho por la ignorancia del pueblo y del clero respecto a la Sagrada Eucaristía. En las iglesias no había tabernáculos; encontró la Sagrada Eucaristía en cajas de cerillas, colocadas en un agujero en la pared; lloró de dolor al ver cómo la gente asistía a la misa y cómo se hacía la comunión sin ningún respeto religioso…

Se podríanh decir muchas cosas sobre él, como sobre cualquier santo fundador, pero me limitaré a lo relacionado con la fundación de nuestra congregación. En la situación en la que se encontraba, el padre Alloatti utilizó las armas más seguras: la oración y el sacrificio. Rezaba día y noche; buscaba la iluminación de Dios sobre lo que debía hacer para ayudar a estas personas. Un día, mientras hacía el Vía Crucis, se detuvo durante más de una hora en la Cuarta Estación, donde Jesús se encuentra con su Madre… y allí comprendió claramente que debía fundar una congregación de hermanas consagradas a Jesús Sacramentado, bajo la protección de la Santísima Virgen. Se llamarían Eucaristinas; la primera superiora sería su hermana, Eurosia; por diversos medios educarían a las mujeres y niñas en la fe y las ayudarían a conocer, amar y adorar a Jesús presente en la Eucaristía.

El padre Alloatti encontró apoyo en su superior para este don recibido de Dios. Escribió a su hermana Eurosia. Ella, por su parte, rezó para conocer la voluntad de Dios, pidió consejo a sus padres y a su director espiritual. Pasaron casi tres años… Después de una novena a María Auxiliadora, Don Bosco la llamó y le dijo: «Has pedido a la Virgen una respuesta. Ella te lo da a través de mí. Debes ir a ayudar a tu hermano». La respuesta era clara. Poco después dejó Turín y llegó a Salónica. Después de un año de preparación por parte de las Hijas de la Caridad, el día del Jueves Santo, 18 de abril de 1889, Eurosia y otras cuatro chicas iniciaron una nueva congregación. La fundación se celebró el 21 de abril, día de Pascua, que en aquel año coincidía para católicos y ortodoxos. Tal vez no sea casualidad, ya que el objetivo de la nueva congregación era la unidad de la Iglesia, que sólo será posible cuando todos se hayan acercado a Jesús en la Eucaristía.

Pronto aumentó el número de hermanas. Trabajaban en las parroquias y cuidaban de las iglesias pobres, para que todo fuera digno de su amado Jesús, presente en la Eucaristía. Formaron grupos con niñas y mujeres para instruirlas en la fe y ayudarlas a conocer, amar y adorar a Jesús Sacramentado. Al mismo tiempo, se preocupaban por la formación humana y cultural de los niños, los jóvenes y las familias. Abrieron un orfanato con las primeras niñas huérfanas que la Providencia les envió. A medida que se sucedían las guerras, el número de huérfanos aumentaba. Tras las dos guerras de los Balcanes y la Primera Guerra Mundial, las fronteras de Bulgaria cambiaron y las hermanas se vieron obligadas a huir de un lugar a otro con las niñas. En agosto de 1920, junto con el padre Alloatti, llegaron a Sofía. Aquí encontraron un lugar de esperanza y, a pesar de las dificultades, el fundador y las hermanas no sólo organizaron su vida, sino que ayudaron a todos los refugiados que habían llegado allí desde Macedonia y Tracia. Se construyó una casa-monasterio y un orfanato para las hermanas y las niñas, así como una iglesia para los refugiados bizantinos-eslavos. El padre Alloatti fue uno de los que buscó los medios y ayudó. Hoy día, esta se ha convertido en la Catedral del mismo rito. En ese momento, sor Eurosia Alloatti se encontraba en Italia a causa de una enfermedad, y el 20 de diciembre del mismo año partió a la Casa del Señor. Dirigidas por el padre Alloatti, y con el considerable apoyo de la princesa Eudokia, las hermanas trabajaron de todo corazón y con todas sus fuerzas por los niños que les fueron confiados y por todos los fieles.

En 1925, el obispo Angelo Giuseppe Roncalli —hoy san Juan XXIII— llegó a Sofía como legado apostólico. Junto con el padre Alloatti, hizo mucho por la Iglesia de rito bizantino-eslavo. Tras la marcha del padre Alloatti a Turín, también por motivos de salud, monseñor Roncalli se convirtió en un verdadero padre espiritual de las hermanas. Fue un periodo de desarrollo para la congregación. Hubo vocaciones, se abrieron nuevas casas en toda Bulgaria, allí donde había grupos de católicos de rito bizantino-eslavo. Pero esto no duró mucho. La Segunda Guerra Mundial lo cambió todo.

En 1944 se instauró en Bulgaria un régimen comunista ateo. Comenzó la persecución a la Iglesia. Todas las congregaciones extranjeras fueron expulsadas; las propiedades de la iglesia fueron confiscadas; los sacerdotes búlgaros fueron condenados como espías del Vaticano y enviados a prisión o a los campos. Dos de nuestras monjas y una monja carmelita también fueron condenadas. Nosotras, en cambio, fuimos reconocidos por el gobierno comunista como una congregación búlgara y pudimos seguir conviviendo y vistiendo el hábito religioso, lo que no estaba permitido para los búlgaros pertenecientes a congregaciones extranjeras. Pero el orfanato —donde vivían casi cien niñas— y el monasterio fueron confiscados. Nos mudamos a una pequeña casa, donde permaneceríamos durante más de treinta años. Fue un largo período de presencia y testimonio, pero sin ninguna actividad. No se permitía nada, ni siquiera el contacto con niños, jóvenes o familias. Se buscaron caminos ocultos, con gran confianza en el Señor. Fue un largo período de presencia silenciosa, semejante al de la Eucaristía: de testimonio y oración.

Los años pasaron y, como todo régimen, el comunismo se derrumbó. En 1989 hubo cambios políticos. Ahora, como Iglesia católica en Bulgaria, gozamos de cierta libertad, pero las consecuencias del duro ateísmo se siguen notando. Tenemos un nuevo monasterio y una hermosa iglesia, consagrada a san Juan XXIII. Damos gracias al Señor por las nuevas vocaciones, que son pocas, pero ahí están. Jesús en la Eucaristía sigue siendo desconocido, pobre y abandonado en las iglesias y en las almas. Por nuestra parte, como eucaristinas, como María seguimos amándole, adorándole para consolarle y rezarle por todos al pie del altar, y como Marta seguimos sirviéndole en las iglesias y a las almas, para que jóvenes y mayores le conozcan, le amen, le sirvan y le adoren a Él, el Señor realmente presente entre nosotros bajo las especies de la Eucaristía. Nos entregamos por completo para lograr este objetivo: trabajamos en las parroquias, organizamos grupos de oración, cuidamos las iglesias y más aún el altar y las celebraciones, para que todo sea digno de nuestro Señor. Nos ocupamos de las niñas y jóvenes con dificultades y les ayudamos a continuar sus estudios. Gracias a benefactores, llevamos años distribuyendo el almuerzo a los pobres cada día. También distribuimos mucha ayuda humanitaria, que empezamos a recibir desde el primer momento de los cambios políticos (en los últimos años, sin embargo, hemos recibido menos). En Sofía, en el patio del monasterio, abrimos un centro médico, accesible a todo el mundo, pero gracias a los benefactores podemos tratar especialmente a los pobres. Intentamos ayudar de varias maneras a todos los que no tienen hogar. Así servimos a nuestro amado Jesús en la Eucaristía, para acercar a todos a Él.

2. ¿Cuál es la relación entre su congregación religiosa y la Familia Vicenciana? ¿Qué papel juega el tema de la caridad en su congregación?

Nuestro fundador, el padre Giuseppe Alloatti, era miembro de la COngregación de la Misión, y nosotras, como congregación, nacimos dentro de la espiritualidad vicenciana. Nuestra primera superiora y cofundadora, sor Eurosia Alloatti, hizo su noviciado y preparación como religiosa con las Hijas de la Caridad. Nuestra primera Regla fue la de las Hijas de la Caridad, con las debidas modificaciones según nuestro carisma eucarístico. El padre Alloatti escribió que las Hermanas Eucaristinas son para los orientales lo que las Hijas de la Caridad son para los occidentales, con la diferencia de que las Hijas de la Caridad aman, adoran y sirven a Jesús escondido en los cuerpos sufrientes de los pobres, mientras que las Hermanas Eucaristinas aman, adoran y sirven a Jesús Eucaristía desconocido, pobre y abandonado en las iglesias y en las almas.

En este vínculo, nacido en la espiritualidad vicenciana, nacimos en la espiritualidad caritativa. El padre Alloatti, que llegó a nuestro país, encontró a los más pobres entre los pobres: encontró a Jesús Eucaristía, desconocido, pobre y abandonado en la miseria de las iglesias y en la ignorancia religiosa del clero y de los fieles. Fue el primero en entregar todas sus fuerzas y toda su vida para darnos ejemplo, para enseñar a las primeras hermanas y a todas nosotras a utilizar todos los medios para servir a los pobres material y espiritualmente, para acercarlos a Jesús en la Eucaristía y ayudarles a conocer, amar, adorar y servir a este Dios poco conocido, escondido bajo las especies del Pan y del Vino.

3. ¿Cómo se traduce concretamente en su misión la centralidad de la Eucaristía y la oración de adoración en su vida?

Según el carisma recibido del padre Alloatti, toda nuestra vida debe irradiar de la Eucaristía. Nos escribió: «Jesús, no contento con esconderse bajo la especie simple de la Eucaristía, quiere esconderse también bajo la especie humana de las Eucaristinas«. Vuelve a decirnos que el fundamento de nuestra vida debe ser la contemplación. A la luz de esto, nuestro primer deber es permanecer cerca de Jesús en la Eucaristía para conocerlo, amarlo, adorarlo y, llenos de Él, llevarlo a los demás, para que también ellos lo conozcan, lo amen, lo adoren y lo sirvan. Nuestra misión es cuidar de las iglesias pobres, para que todo sea digno de Jesús en la Eucaristía, y utilizar todos los medios para servirle en las almas, para que pequeños y grandes le conozcan, le amen, le sirvan y le adoren en espíritu y en verdad.

4. ¿Cómo ha sido el impacto de Covid en tu congregación? ¿Cómo han reaccionado y qué iniciativas han tomado?

Se trata de un periodo duro que aún continúa. Nosotras no hemos sido una excepción. A principios de este año, cuatro de las hermanas más jóvenes cayeron enfermas de covid, una tras otra, y esto nos aisló por completo, primero entre nosotras y luego de la gente. Pero esto también tuvo un lado positivo. Este aislamiento nos permitió permanecer más en silencio y en unión con el Señor, y sentir su presencia, rezando unos por otros y por todos. Sentimos fuertemente el afecto y la fraternidad de todos los que nos ayudaron en nuestras necesidades. Toda la Iglesia rezaba por nosotras. Nuestros pobres tampoco fueron abandonados. Cáritas siguió distribuyendo el almuerzo entre ellos en nuestro patio. También experimentamos el dolor, a causa del covid, de perder a dos de nuestras hermanas en Macedonia del Norte. Cuando pasó la tempestad y fue posible de nuevo continuar con nuestra vida, tratamos de hacer todo tranquilamente y, con gran confianza en el Señor, de ayudar a las personas necesitadas; de ayudarlas también moralmente en el oscuro período que estamos atravesando. Utilizamos todos los medios posibles para llegar a la gente: el teléfono para contactar con los mayores e Internet para tratar temas religiosos, para la catequesis y para los encuentros.

Una vez a la semana, en el patio, organizamos un momento de oración en común y pronunciamos unas palabras sobre la vida de Jesús a los que vienen a comer. A pesar del frío, están contentos y esperan con ansias este día. Algunos empiezan a venir a la misa dominical. Llevamos todo esto en nuestros corazones y lo ofrecemos continuamente a la misericordia de Dios.

5. Han pasado dos años desde el encuentro en Roma con las ramas de la Familia Vicenciana. ¿Qué conserva en su corazón y en su mente de aquellos días?

¡Fueron días inolvidables! Puedo decir que lo recuerdo casi todo y lo recuerdo con mucha alegría y gratitud. Recuerdo tantas personas, rostros, recuerdo las reuniones, los muchos testimonios, el trabajo en grupo, los descansos, los momentos litúrgicos, la Audiencia con el papa Francisco, la última reunión y la canción de San Vicente que nos ofreció el Gen Verde, ¡la última misa! ¡Todo, todo! Me sentí como en familia.

Aquí me gustaría añadir que, con la instauración del régimen comunista en Bulgaria, todo contacto con el mundo occidental y la Iglesia católica era imposible y peligroso. No se permitían las publicaciones religiosas, no se podía traer nada del exterior. Estábamos detrás del telón de acero. Yo nací en este período; con la gracia de Dios entré en el monasterio en este período, pero casi veinte años después de la última monja que entró; y la más joven que entró también entró veinte años después de mí…  Fue una época difícil. Incluso entre nosotras no podíamos hablar por lo que nos unía a las otras congregaciones: se decía que las paredes tienen oídos. Y era cierto, había micrófonos. Cuando leí las conferencias de nuestro fundador y hablaba de san Vicente, no sabía quién era, no sabía nada de él.

Tras los cambios políticos en Bulgaria, en los años noventa, iniciamos el trabajo de renovación de nuestras Reglas, según las exigencias del Concilio Vaticano II. Salieron a la luz todos los manuscritos de nuestro Fundador; se empezó a hablar de la espiritualidad de san Vicente. Nuestra Superiora General entonces, sor Agnes Slavovska, escribió una carta al Superior General de la Congregación de la Misión, padre Gregory Gay, pidiéndole que acogiese a nuestra congregación en la Familia Vicenciana. La respuesta fue positiva y en dos ocasiones nos visitó su vicario, el padre Józef Kapuściak. Nunca olvidaré la alegría y el afecto con el que todas no sólo le acogimos, sino especialmente las hermanas que recordaban los años pasados en los que el contacto era posible. Más tarde, Dios permitió que el padre Tomaž Mavrič se encontrara «por casualidad» con nuestro obispo monseñor Christo Proykov y el grupo de nuestras hermanas más jóvenes en la Jornada Mundial de la Juventud 2016 de Cracovia. Y el contacto se renovó y profundizó. En 2017, con dos de las hermanas más jóvenes, participamos en Roma en el Simposio del 400 aniversario de la Familia Vicenciana. ¡La experiencia nos enriqueció enormemente! Al año siguiente fui invitada varias veces por el padre Tomaž, con motivo de la apertura de la Causa de Beatificación y Canonización de nuestro Fundador y de su cohermano, el padre Giuseppe Alloatti. El punto culminante fue el encuentro mundial de la Familia Vicenciana en enero de 2020. No hay palabras para expresar lo vivido. A menudo miraba a todos los que me rodeaban, pensaba que nuestra congregación era como una niña perdida que había encontrado a su familia, y daba gracias al Señor. Ahora puedo decir, como el viejo Simeón: «Ahora puedes dejar que tu siervo se vaya en paz, Señor…». Sí, no estamos solas. La nueva generación de Hermanas Eucarísticas tiene su propia gran Familia Vicenciana. Somos una congregación pequeña, tan pequeña como la Eucaristía, pero, viviendo nuestro carisma con autenticidad, queremos ser un regalo para toda la Familia Vicenciana.

6. ¿Cuál cree que es el reto de futuro para una congregación como la suya?

Vivimos en un mundo muy secularizado y alejado de Dios. Al mismo tiempo hay muchos que lo buscan. Jesús en la Eucaristía es y seguirá siendo siempre desconocido, o poco conocido, pobre y abandonado. Siguiendo el ejemplo de nuestros Fundadores, debemos vivir fielmente nuestra vida consagrada según nuestro carisma. Debemos llevarlo a todos y acercar a todos a Él. Sólo en Él puede cumplirse su oración sacerdotal: ¡que «todos sean uno»!

Sofía, 13 de diciembre de 2021

Elena Grazini

Etiquetas: coronavirus

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This