El vendedor de globos

por | Ene 8, 2022 | Formación, Reflexiones, Víctor Martell | 0 comentarios

Para mí, uno de los flagelos más grande que tiene la humanidad es el de la discriminación, siempre la he repudiado y pienso que es un gran pecado, porque se trata, de menospreciar a nuestros hermanos. Hace poco hice un libro sobre esto y exponía que una pareja tuvo que sufrir esta discriminación por cuatro países diferentes. El discriminar no solo es a una raza, sino a todas las razas costumbres, pueblos y países y buscamos pretextos para separar a ciertas personas por cualquier motivo. El cristiano debe decir NO a la discriminación y defender al hermano que está siendo discriminado. Es nuestra obligación y como un exponente de lo que hace sufrir a una persona,  he escogido esta historia que no sé si fue verdad pero nos da una gran enseñanza.

En una oportunidad estaba un vendedor de globos o de bombas como le dicen en otros países, el cual iba con su mercancía  en la mano y los tenía de todas formas y colores brillantes; pero tenía un problema: a pesar de ese gran colorido, apenas llamaba la atención de los niños y niñas que estaban en el parque y mucho menos de los padres que los acompañaban.

De repente como que se le iluminó el foquito de la imaginación y soltó un globo, el cual subió y subió a lo más alto del cielo.

Un niño que lo vio grito: “Mira mama un globo” Y cuando lo vieron los otros niños se fueron sumando al grupo para ver el ascenso de aquel globo.

El vendedor entonces, al ver aquella reacción, soltó dos globos juntos y todos comenzaron a rodearlo, para hacer que sus padres les compraran,  de esos globos que subían y subían.

Naturalmente que el vendedor gasto algunos de sus globos, pero: consiguió que al acercarse la gente del parque y ver aquella variedad de globos radiantes los compraran para complacer a sus hijos. Muchos niños y niñas caminaban ya felices con sus globos por el parque; pero el vendedor observo a un niño que con lágrimas en los ojos miraba con tristeza  a los globos que seguían subiendo. Entonces el vendedor le ofreció al niño un globo de varios y vivos colores.

El niño lo miró fijamente a los ojos y rehusó tomarlo.

No era un niño como los demás.

El vendedor le pregunto que porque no lo tomaba si él se lo estaba regalando y el niño con una voz suave le preguntó: “¿Usted cree que ese globo negro que tiene en el  montón, podrá subir como los otros?”

El vendedor inmediatamente comprendió y le dijo: «Haz tu mismo la prueba. Suéltalo y veras como tu globo sube igual que todos los demás».

Con ansiedad el niño negrito soltó el globo y contempló con una sonrisa bien grande y saltando con alegría, como su globo negro ascendía velozmente, como los otros globos. Qué gran felicidad se irradiaba en su carita.

Entonces el sabio vendedor mirándolo de frente le dijo:

Mira pequeño, lo que hace subir al globo, no es la forma ni el color, SINO LO QUE TIENE DENTRO.

Por Víctor Martell

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This